De nueva política, ni el nombre

Artículo de opinión de Raquel Sánchez Villorejo, alcaldesa de Olivares de Duero

Ayer presenciamos un debate de investidura, que más que un debate, por parte de muchos, fue un ataque. Por un lado encontramos al Sr. Rajoy intentando convencernos de todos los logros de su legislatura, a la vez que decía la única verdad en cuatro años al frente del gobierno “ Lo que hemos hecho, ha sido engañar a la gente”, es la primera vez que estamos de acuerdo con usted.

Por otro lado nos encontramos con el Sr. Iglesias, que lejos de aportar algo constructivo al debate, se limitó a hacer lo que denomina “nueva política” con argumentos de la política del siglo pasado. Quiero recordarle al Sr. Iglesias varios nombres, Isaías Carrasco, Enrique Casas, Juan María Jáuregui Apalategui, Ernest Lluch, Froilán Elespe o Juan Priede Pérez, quienes forman parte de una, por desgracia, larga lista de personas asesinadas por el grupo terrorista ETA. Ese grupo al que el Sr. Otegui pretendía reavivar.

Sr. Iglesias, usted con sus declaraciones a favor del Sr. Otegui, ha insultado la memoria de todas estas personas. Si usted ayer pudo dar ese discurso en el debate de investidura ha sido gracias a todas ellas, a su lucha, ellos sí murieron por defender sus ideas, ellos sí han sido víctimas ideológicas de la política que usted ahora defiende.

Le insto Sr. Iglesias a colaborar, a construir un futuro, y no vivir anclado en el pasado, pero antes de ponerse a trabajar debe pedir perdón a los socialistas, perdón por englobarnos a todos en un proceso del siglo pasado, y traerlo al presente. Perdón por decir que respeta a los socialistas de antes, y no a los de ahora. Usted Sr. Iglesias, será politólogo, un buen comunicador, pero tras el discurso de ayer, máxime si no pide perdón, jamás será un político de altura, jamás le llegará a la suela del zapato a ninguno de todos esos políticos, del color que sea, que han luchado para que usted ayer dijese esas palabras en el Congreso de los Diputados.

Estamos en el año 2016, nos enfrentamos a problemas gravísimos, personas desahuciadas, en el paro, que no pueden dar de comer a sus hijos, que no pueden trabajar porque no hay empleo, o porque tienen que cuidar de una familiar con dependencia, personas que necesitan ayuda y acuerdo para que desde la política, su situación cambie, y lo haga a mejor.

No creo que a ninguna de esas personas le parezca primordial su “cal viva” y mucho menos Sr. Iglesias, algo relacionado con el terrorismo que parece defender para el Sr. Otegui, pero criticar, a quien errónea e imperdonablemente, intentó combatirlo.

Su discurso fue muy agresivo, si es lo que usted busca, agresividad en lugar de consenso, le sugiero que acuda a relegar su ira y su odio a un combate de boxeo, y no a la cámara que representa a todos y todas las españolas, en el Congreso intente, aunque le cueste, tener hechura política, y si no la tiene recuerde que a veces uno vale más por lo que calla, que por lo que habla, y usted ayer, habló más de la cuenta.

La nueva política que proponía, de la cual era abanderado, está lejos de ser nueva, y de ser política. Es una nueva política que viene llena de odio y de ira, es una nueva política que viene con discursos derrotistas y no constructivistas, y es una nueva política, que de nueva, no tiene ni el nombre.

No hay comentarios

Dejar respuesta