Looping perfecto

En política hay quien piensa que los demás son bobos, que no saben lo que hacen, que si les sale algo bien es por casualidad y, lo siento, pero en esta vida las casualidades no existen y el más tonto hace relojes.

Alberto Rivera y Pedro Sánchez han formalizado un pacto de investidura para no ser investidos, de legislatura para no alcanzar la misma y de objetivos que no pueden alcanzar, pero afirman que es un pacto estable, de futuro y que se mantendrá pese a no obtener sus objetivos.

Automáticamente han salido los del PP diciendo que es un pacto sin sentido, un canto al sol al que ellos jamás se unirán y, del otro lado, Podemos lo ha criticado por no hacerse con ellos y afirmar que la izquierda no pactará, pues lo que quieren es gobierno, poder y puestos.

La operación es perfecta, no pretende la legislatura y, siendo consciente de que es la opinión o análisis de este “letrado-juntaletras” que a buen seguro cae en un error de cálculo, me da la sensación de que es una fórmula de mucho más calado, conforme a la que Ciudadanos y PSOE se presentarán a las elecciones, que se van a convocar, con la imagen que mejor se vende en este país, la del centro, reformista y limpio frente a una derecha en descomposición por las innumerables tramas de corrupción e inconsistencia interna y una izquierda radical venezolana que, únicamente, quiere llegar al poder para acabar con España y la democracia como la conocemos.

La estabilidad que precisa la economía, la fuerza frente al independentismo que necesita la política, la reforma constitucional que se han encargado de inocularnos que es fundamental, quedan garantizadas; la solución al separatismo liquidada aplicando la política y no la Ley, asegurada, …. Vamos, que el caramelo se lo comen todos los españoles sin el más mínimo atisbo de duda.

Y, ¿qué debe de hacer la derecha centrada, limpia, democrática y solvente que existe en la sociedad española, frente a esta unión del centro izquierda? La reconstrucción y refundación que efectuó Aznar en su día, con la liquidación de AP, la integración de las fuerzas existentes en ese momento y la construcción de un centro derecha reformista, limpio e ilusionante que fue el PP y que, ahora, debe de desaparecer y, en confluencia con VOX y otros partidos del arco democrático, liderado por personas nuevas, limpias y sólidas, dar a luz una nueva formación aglutinadora de la ilusión, las ganas y la fuerza de un centro derecha reformista, regenerador y limpio que, sin complejos, pueda hacer frente a la casta, a los casposos y la izquierda reaccionaria.

1 Comentario

  1. Me apunto. Soy militante de VOX y creo que debemos ir por ese camino, perseverar, no rendirnos, porque los enemigos de la humanidad y de España no descansan.

Dejar respuesta