Castilla y León y el español, un binomio indivisible

La RAE recibe la Medalla de Oro de las Cortes en el XXXIII Aniversario del Estatuto

Castilla y León está hoy de celebración. En este 25 de febrero se cumplen 33 años de la aprobación de su Estatuto de Autonomía y así se ha conmemorado en un acto en las Cortes de Castilla y León, en el que se ha rendido asimismo homenaje a nuestra lengua con la concesión de la Medalla de Oro a la Real Academia Española.

Esta condecoración es el máximo reconocimiento público que brinda el parlamento regional a aquellas personalidades o entidades por su condición de ser destacados exponentes de los valores de la Comunidad. En esta ocasión, según ha reconocido en su intervención la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, este honor responde a que Castilla y León tiene en la lengua castellana su principal seña de identidad histórica y cultural.

En su discurso ante un repleto hemiciclo y tribunas, el director de la Real Academia de la Lengua (RAE), Darío Villanueva, ha calificado el s.XIX, a partir del movimiento independentista de las repúblicas americanas colonizadas por España, como uno de los momentos trascendentales del español. Este hecho constituye para Villanueva un mérito histórico de saber abrir “la resonancia e influencia de su lengua hasta un universo tan amplio como el que representa la comunidad hispano parlante”, más allá de la expansión del español tras el descubrimiento de América y la primera gramática de Antonio de Nebrija, en 1492.

La presidenta también ha recordado que en esta tierra se sitúan las huellas más primitivas de la lengua como se refleja en el primer esbozo de su estructura en el Becerro Gótico de Valpuesta, en Burgos, y en la Nodicia de Kesos del Monasterio Leonés de los Santos Justo y pastor de Rozuela con los primeros testimonios escritos.

El conocimiento, la difusión y el buen uso de la lengua castellana es uno de los valores esenciales de la RAE para las Cortes, así como el estudio de este legado a través de instituciones de la Comunidad como el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua o la Universidad de Salamanca.

Y es que Castilla y León y su lengua, tal y como ha reconocido Silvia Clemente, forman un binomio imposible de separar, un binomio que refuerza la identidad del castellano con la Comunidad y su posición de liderazgo en su difusión y aprendizaje.

No hay comentarios

Dejar respuesta