J.A. Renero: “Tenemos la voluntad de hacernos un hueco en Valladolid”

Entrevista con el responsable de Waterpolo del Club Natación Parquesol.

Entrevista con José Ángel Renero.
José Ángel Renero, responsable de waterpolo del Club Natación Parquesol.

“Como pez en el agua”, José Ángel Renero ha ido, pasito a pasito, consiguiendo que una disciplina como es el waterpolo, se haya asentado en una ciudad eminentemente deportiva como Valladolid, consiguiendo también, a base de mucho sudor, dar a conocer a un equipo que nació del amor de nuestro protagonista principalmente, pero también de otros tres ‘locos’ empeñados en que este deporte olímpico (hay que recordarlo), se instalara en la capital del Pisuerga.

Desde que en agosto de 2014 llevara a cabo la creación de este Club Waterpolo Valladolid, muchos han sido son los obstáculos que ha tenido que superar el responsable de la que recordemos es una de las secciones del Club Natación Parquesol. En esta entrevista para NoticiasCyL.com el impulsor del proyecto repasa este año y medio de actividad y nos cuenta todo sobre la que es, su gran ilusión.

¿De dónde le viene esa pasión por el waterpolo?

La pasión viene porque era el deporte que, en principio, llenaba a mis hijos. Encontraban un motivo para hacerlo. También porque cuando era joven, en mis principios en natación, me llamaba la atención. Fue una cosa que se quedó ahí, como un sueño incumplido.

Cuando se pusieron mis hijos a practicarlo me empezó a enganchar, intenté colaborar con ellos y al final fue el motivo de empezar con esto aquí, en Valladolid.

Al final, el contagio de este cariño por el waterpolo ha sido mutuo entre sus hijos y usted…

Cuando les comentas que tienen que hacer un deporte y les ofreces la posibilidad de hacer una natación, les dije: “Es más divertido con un balón que nadando solamente” y ellos fueron los que conocieron, se contagiaron y empezaron a jugar. Cuando llegamos aquí, a Valladolid, busqué esa alternativa y no existía. La única posibilidad era Burgos porque Zamora tenía equipo pero no infantil ni escuela.

¿Cómo surge la idea de crear un equipo de waterpolo?

En 2014 coincide, gracias a la Federación, mi interés por crear un equipo y jugar al waterpolo, porque había estado un año yendo a Burgos a jugar con mis hijos, pero ir allí semanalmente, era complicado, sobre todo cuando empezaban con exámenes o tenían que desplazarse fuera de Burgos. Eso significaba un sacrificio para toda la familia.

Al final, coincidimos a través de la Federación, con Diego López, un estudiante de magisterio en su momento,  que quería también desarrollar el waterpolo en Valladolid.  Nos pusimos los dos juntos a trabajar y comenzamos a funcionar a través de Internet y con carteles en las piscinas. Nos encontrábamos con dificultades porque no podíamos entrenar en ningún sitio pero poco a poco fuimos captando gente interesada que había jugado en otros sitios y que se fueron incorporando, como Álvaro Asensio, que ahora es el que lleva el equipo Senior, José María Reyes o gente que había nadado, como Nacho Duato.

No teníamos material y a través de Portugalete, la Náutica nos cedió balones y nos desplazamos, Diego, Álvaro, José Mari, Pablo y Javier a jugar el primer partido. A partir de ahí empezamos a jugar y a continuar con esto.

Supongo que ese mes de agosto de 2014 en el que tienes que hablar con la Federación para iniciar los trámites de la fundación del club, y estar un poco pendiente de todo fue duro. ¿Cómo lo vives?

El mes de agosto no fue caótico, fue ilusionante porque tenía que buscar y recopilar información. Crear algo nuevo, buscar cómo se crea, pedir información. Era un poco estresante porque quería comenzar en septiembre, y en agosto no encontrabas a nadie que te pudiera dar una respuesta. Fue el comienzo, el rodaje, llamando a muchas puertas. Al final ya nos conocían y eso nos ha ido enseñando, primero a cómo crear y gestionar un equipo y luego a cómo captar jugadores. Una vez que ya tienes todo eso, y solo hay que seguir con los pasos. Formas un equipo, te dicen lo que tienes que hacer, cómo federarte, gestionar las licencias….

Lo más frustrante fue en diciembre, cuando teníamos jugadores incorporados, gente con mucha ilusión, pero nos faltaba la piscina. Íbamos llamando a un montón de sitios, pidiendo un lugar donde entrenar. En enero parecía que se iba a solucionar todo pero llegaba ese mes y no teníamos nada, por lo que teníamos que volver a empezar. En octubre, hacíamos entrenamientos al aire libre. Corrían, pasaban, la verdad es que incorporamos gente que tenía mucha ilusión por jugar.

¿Cómo fue la labor de “reclutamiento” una vez fundado el club? Tengo entendido que llevasteis a cabo una gran labor a través de las redes sociales…

Fue un proceso de descubrir para qué sirven las redes sociales. Lo primero que hicimos fue crear un correo electrónico. A partir de ahí una página de Facebook y nos dimos de alta en el Twitter. Con esas herramientas, empezamos. Después, los carteles que la Fundación nos puso en las piscinas permitió que otra gente se incorporase o llamara para preguntarnos. Con eso hemos ido funcionando. Nos hemos ido dando más a conocer, también a través de los medios de comunicación normales nos hemos empezado a mover, pero básicamente las conversaciones han sido vía Facebook o Twitter, que es lo que más utiliza la gente.

Al final funcionó, porque en octubre contabais ya con quince jugadores…

Entre eso y también el “boca a boca” de los estudiantes, gente que arrastrábamos o que conocíamos. De esos jugadores, diez continúan todavía. Con esto, se ve el compromiso y las ganas de continuar y de seguir desarrollando el waterpolo en Valladolid.

En la actualidad, ¿Qué número de jugadores tenéis? ¿Qué categorías además de la Senior?

Ahora mismo, intentamos crear a principios de esta temporada y con ocasión de que íbamos a disputar la primera Liga Federada de waterpolo organizada por la Federación de Natación de Castilla y León, equipos senior, infantil, cadete y femenino. Al final, nos ha salido el equipo senior y el cadete mixto, compuesto por algún junior, algún cadete y unos cuantos infantiles. Con esas dos categorías vamos a participar en la primera Liga Federada que está a punto de comenzar. Aproximadamente hay unas 19 licencias de senior y diez de cadetes.

El objetivo que te marcabas en un principio era el de formar jugadores desde la base y asentar un deporte minoritario como el waterpolo en una ciudad deportiva como Valladolid… ¿Crees que lo has conseguido dos años después?

Lo primero que intentamos es ser realistas porque cuando intentas formar un equipo, si te intentas comparar otros clubes que se estaban formando en ese momento como el Atlético Valladolid de balonmano o con los problemas que tenía el club de baloncesto, no haces bien.

La comparativa no es real porque aunque sean de reciente creación tienen una tradición y una experiencia en cantera. Nosotros queremos tener una cantera porque si no nos va a ser difícil consolidar el desarrollo. El primer objetivo que teníamos era participar en la Copa. Al final lo conseguimos, participamos con un equipo y para las dificultades que teníamos por entonces firmamos una competición bastante digna ya que llegamos a quedar en tercer lugar.

¿Cómo fueron los inicios? Supongo que tuvisteis que poner muchos ahorros de vuestro bolsillo. Intentasteis acceder a las piscinas de Río Esgueva para entrenar pero no pudisteis al no ser un club de alto rendimiento ni estar federados…

Al principio nos encontramos con que uno de los requisitos era estar federados y una vez federados el siguiente problema era que la Federación de Natación no había establecido un centro de alto rendimiento para el waterpolo.

Respecto a la Fundación Municipal de Deportes, no podíamos entrenar en estas piscinas porque había un reglamento que no lo permitía. Era la única piscina que tenía porterías y si quieres jugar al waterpolo necesitas porterías. Es como si quieres jugar al balonmano o a fútbol sala y te dejan una cancha sin porterías, o al baloncesto sin canastas.

No exigimos nada cuando estábamos empezando. Simplemente que si existían unas instalaciones, nos permitieran utilizarlas porque eran las únicas que había. Al final nos dejaron entrenar, siempre y cuando hubiera disponibilidad, en Río Esgueva para esa Copa. De no haber sido así nos hubiéramos encontrado en el torneo con gente que sabía nadar pero no había tocado un balón en su vida.

¿Habéis recibido ayudas por parte del Ayuntamiento o la Fundación Municipal de Deportes en estos dos años?

La ayuda y la colaboración de la Fundación ha sido en esta segunda temporada, a partir de septiembre. Desde el nuevo Ayuntamiento nos comentaron que iban a considerar nuestra situación y desde la Fundación nos han llamado para ver cómo podemos ir madurando el tema hasta que, ahora en enero, nos concedieron la posibilidad de entrenar, al menos una hora los martes y otra los jueves, con balón.

Durante mucho tiempo habéis tenido que entrenar sin introducir balones en la piscina porque el reglamento de la Fundación Municipal de Deportes del Ayuntamiento lo impedía ¿Cómo habéis convivido con esto?

Ha sido complicado. Hay que agradecer que la gente haya confiado en este proyecto que, a veces, parecía solo una ilusión. Ha sido difícil porque todos queremos que las cosas se produzcan inmediatamente, sobre todo los más jóvenes que lo quieren todo para ya. Han sido poquitos y pequeños pasos pero al final hemos conseguido algo bastante grande que hace un año era impensable como es estar en estas piscinas (Huerta del Rey), poder entrenar en ellas con el balón, en un momento dado, disputar un partido.

Al final, como todo conjunto primó más el espíritu de equipo que las dificultades. La clave está en que no era solo un equipo sino un grupo de amigos, que es lo que ha permitido que esos diez jugadores que empezaron, sigan.

Tras mucho luchar, el pasado 26 de enero, Alberto Bustos y el Ayuntamiento os dan el visto bueno para utilizar el balón en las instalaciones municipales de Huerta del Rey. ¿Cómo recibís la noticia?

Bastante contentos, agradecidos a Alberto Bustos, a la Fundación de Deportes, a Óscar Puente… Esperábamos un cambio en nuestra situación con el cambio de Gobierno Municipal y estamos bastante ilusionados porque podemos pensar en cómo hacer los entrenamientos, en la convocatoria para el próximo partido que tenemos el día 20 en Zamora, cómo van a jugar. Además, cuando se publicó la noticia y la difundimos, conseguimos incorporar a más gente al equipo.

¿Cómo entrenáis? ¿Cuál es vuestro horario?

El horario, ahora mismo, es de 21:00 a 23:00. Los entrenamientos se desarrollan con una hora de físico, sin balón, con ejercicios de waterpolo y nados específicos de este deporte y después, siempre y cuando no molestemos a los usuarios de la piscina, ocupamos parte de ella para poder hacer ejercicios con balón, una finta, defender, manejo de la bola, plantear y variar las defensas, las situaciones de ataque… un poco que los que entren a la piscina y vayan a jugar, sepan qué es lo que están haciendo. Antes se explicaba simplemente con la pizarra, ahora lo podemos hacer en el agua. Se nota la evolución en el sentido de cómo la gente lanza y recepciona el balón.

El equipo es una sección más del Club Natación Parquesol, ¿Qué importancia ha tenido esta institución en estos dos años?

El apoyo del club ha sido fundamental porque ha hecho que las puertas a las que habíamos llamado se mantengan abiertas y no aparezcamos como un proyecto de cuatro ‘viejetes’ o cuatro locos que quieren desarrollar algo  y que lo piden para su propio interés.

El Club Natación Parquesol tiene una trayectoria en Valladolid como equipo de natación, y al compartir el mismo medio, a nivel de Fundación, Federación o Junta nos ha servido para apoyarnos.

Tras comenzar a formar parte de este Club de Natación Parquesol, apenas nueve meses después de la creación, por primera vez un equipo de waterpolo de Valladolid jugaba competición oficial con la II Copa de Castilla y León ¿Un premio al trabajo bien hecho?

Sí, así nos lo planteamos. Nos lo fijamos como objetivo y las ganas que tenían los jugadores de que llegara esa día y de demostrar que con un bañador que pone Valladolid, y con un gorro con el escudo de la ciudad podías jugar, defenderte y no éramos cuatro locos enamorados de este deporte que se iban a tirar a la piscina y no sabían ni coger un balón.

Fue un triunfo para todos y el espíritu de equipo se vio reflejado. Queremos seguir con un proyecto que nos permita mantenernos. La Federación quiere fomentar este deporte y va a crear una Liga Federada y un campeonato infantil de selecciones autonómicas, en marzo.

Este pasado mes de diciembre organizáis la primera Copa de invierno de waterpolo. El equipo senior y cadete participan en las competiciones organizadas por la Federación de Natación de Castilla y León, en la Copa de invierno, de primavera, además de en la Liga Noroeste. ¿Más pasos?

La consolidación del equipo y la capacidad de organización que tenemos ahora nos llevaron a plantear a la Federación la seriedad que tenemos, gracias al Club Natación Parquesol, y a que esta se planteara organizar un campeonato de invierno.

El reto que tenemos ahora, es participar en esa Liga Federada y plantearnos la organización de una tercera edición de la copa de waterpolo, del mes de mayo o junio. Estamos esperando a la confirmación de una fecha, que caiga en sábado, y a partir de ahí participar en una competición con los tres equipos de la Castilla y León, el de Zamora, Burgos y nosotros, en la Liga Noroeste, en la que participan además el Club Natación Ciudad de Oviedo, el Waterpolo Logroño, el Club Natación Sestao y este año también el club de Madrid, la escuela Miramadrid. De esta forma, teníamos una competición, que aunque amistosa, no dejaba de ser una forma de entrenar, de jugar y con cierta exigencia como competición.

¿Cuál es el próximo objetivo que te marcas?

La consolidación y el intentar desarrollar un proyecto de futuro, de entrenamientos para las categorías inferiores, que ahora mismo no pueden acceder a la piscina con balón, e ir trabajando en eso para consolidarlo y para el año que viene intentar formar más equipos, en otras categorías.

¿Puede el waterpolo aquí en Valladolid hacerse un hueco más grande del que tiene en la actualidad?

No lo sé. Lo intentaremos. La voluntad que tenemos es de hacernos un hueco en Valladolid. Si hay acceso a instalaciones se puede hacer. Esto implicará una exigencia mayor para los que somos responsables del waterpolo en Valladolid, de cara a profesionalizarnos y  hacernos más visibles.

No hay comentarios

Dejar respuesta