Apoyo institucional conjunto para salvar el Museo de San Joaquín

El Ministerio de Cultura, la Junta y el Ayuntamiento ayudarán al Museo San Joaquín y Santa Ana para que no tenga que cerrar

Reunión de los representantes de las instituciones.

El Museo de San Joaquín y Santa Ana, en el centro de Valladolid, lleva meses con su futuro incierto y reclamando ayuda institucional pese a que la colección es de titularidad exclusivamente privada. Este miércoles han mantenido una reunión el Ministerio de Cultura, a través del Museo Nacional de Escultura, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Valladolid, en la que han acordado colaborar con el Museo que alberga varios cuadros de Goya.

Las tres administraciones prestarán su colaboración a través de actividades promocionales, de asesoramiento e incluso de la restauración de obras de arte, en este caso por parte de la Junta de Castilla y León, pero han supeditado esta ayuda a la disposición de las monjas bernardas cistercienses que custodian el museo.


Este entendimiento ha sido fraguado esta tarde durante una reunión entre la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo; la directora de Promoción Cultural de la Junta de Castilla y León, Mar Sancho; y la directora del Museo Nacional de Escultura, María Bolaños.


El acuerdo es total para “dar vida y perdurabilidad” al museo , ha manifestado Redondo a los periodistas, pero para ello es preciso la implicación de las monjas con el fin de garantizar un plan de viabilidad para el que el Ayuntamiento ya ha librado este 2016 en torno a 50.000 euros, cifra necesaria para mantener la apertura.


La congregación bernarda tendrá que poner los medios para asegurar una apertura del recinto acorde con las exigencias del turismo, ha añadido Redondo. En próximas fechas, las tres administraciones plasmarán en un documento esta declaración de intenciones.

El Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana, ubicado en el centro de Valladolid, fue levantado en 1776 y declarado en 1955 como Nien de Interés Cultural con categoría de Monumento, es de traza neoclásica y alberga tres pinturas de Francisco de Goya, únicas de este artista en Castilla y León.


El museo ocupa la parte principal del monasterio, tiene siete salas divididas en dos plantas, con pinturas, ropas de culto, esculturas y orfebrería.


En su apartado de escultura destaca una Virgen con el Niño del siglo XIII, un Crucificado del XVI, un busto de la Dolorosa de Pedro de Mena, del siglo XVII, y un Cristo Yacente de Gregorio Fernández, además de los lienzos de Goya.

No hay comentarios

Dejar respuesta