Titiriteros y delitos

En estos carnavales se ha desatado la polémica, y nada tiene que ver con que ésta proceda de algún disfraz. El Ayuntamiento de Madrid, durante su programación de carnaval, realizó a través de una compañía de titiriteros, una representación de marionetas, la cual finalizó con la detención y envío a prisión de los titiriteros responsables de la función.

Ni defiendo, ni comparto que se haya producido tal representación, y tampoco justifico el error cometido por parte de la Concejala de Cultura. También debo decir que las consecuencias me parecen desproporcionadas, y en el desarrollo de éste artículo ustedes comprenderán por qué.

El pasado domingo, 7 de Febrero, Íñigo Enríquez, portavoz adjunto del PP en el Consistorio madrileño, declaraba que los incidentes eran “absolutamente graves” y que la representación generaba una “desprotección de los menores”.

Ahora dejen que les cuente otro cuento, en el cual no me hacen falta marionetas para narrar la historia. En España, año 2014, según el informe sobre el Estado de la Pobreza, ésta afecta al 29.2% de la población, estando 13.657.232 millones de personas en riesgo de pobreza y exclusión ¿a quién afectan más estas cifras? A los menores, los cuales cabe recordar, dependen de sus padres y madres, y de los empleos- si es que aún tienen la fortuna de conservarlos-

La pobreza de los niños y niñas menores de 16 años ha crecido de forma sustancial, situándose la cifra en el 30.1%, ocho puntos porcentuales por encima de la tasa que corresponde al conjunto de la población. Éstos niños y niñas poseen una privación de material severa, ya que el 67.9% de las familias, tienen dificultades para llegar a fin de mes, y a pesar de tener empleo, éste no significa que sea contingente de la pobreza.

Por lo tanto, como les venía diciendo al principio del artículo, se me hace difícil asumir que a unos titiriteros, les hayan enviado a prisión, y que a los responsables de esta situación de precariedad, de pobreza infantil- que ahora defienden la “desprotección de los menores” y en cuatro años no se han preocupado de los niños y niñas- no se les haya sancionado en ninguna medida. Porque vamos a preguntarnos, ¿qué es más grave, una representación grotesca, o que miles de niños en nuestro país estén viviendo en la pobreza y rozando la exclusión? ¿es peor un delito contra todo un país y su sector más desprotegido, o unas marionetas que se excedieron en su puesta en escena? Se está hipotecando no solo el futuro de éstos niños y niñas, sino por ende el de todos los ciudadanos y ciudadanas, ya que los niños y niñas son el futuro, y si se les excluye de éste, en unos años solo nos quedará mirar atrás, y ver los errores qué se han cometido por parte del gobierno del PP, ese partido que se preocupa más por salvar su propio pellejo, que por el futuro del país, aunque luego sean los que repiten ese tan conocido “Todo por la patria”.

Creo que va siendo hora de que se dejen las demagogias a un lado, que los abanderados de la defensa de las personas comiencen a trabajar por erradicar ésta terrible realidad, en vez de preocuparse de qué cargos ostentar cada cual.

Recuerden que el tiempo que ustedes están perdiendo en quejas ridículas, otras personas lo están dedicando a sacar a sus hijos e hijas adelante, y a sobrevivir en este conocido como Primer Mundo.

No hay comentarios

Dejar respuesta