Crear comisiones

“Si quieres que algo no funcione, crea una comisión.”

Esta frase que se le atribuye a Napoleón, está más vigente que nunca entre la clase política. Es lo que debió de pensar el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, cuando constituyó la comisión municipal para mejorar la atención sanitaria de Salamanca.

Llama la atención que el alcalde, que ha sido invitado repetidas veces, a participar en las Mareas Blancas, y siempre se ha negado a asistir poniendo excusas absurdas e infantiles; ahora, cuando ve que miles de ciudadanos no aceptan la derrota y siguen saliendo a la calle para reclamar una sanidad pública de calidad, trata de parar las movilizaciones inventando una Comisión Sanitaria para la que el Ayuntamiento no tiene competencia, con el único propósito de paralizar el movimiento ciudadano.

Pero sorprende más que el alcalde, en su también condición de Procurador en Cortes, jamás haya reivindicado y exigido medidas para acabar con la nefasta gestión sanitaria que se viene desarrollando en Salamanca, a pesar de las continuas quejas de organizaciones y ciudadanos. Por lo tanto, dentro del respeto que tengo a todas las organizaciones que asisten a esta Comisión, no puedo por menos de criticar el cinismo político de nuestro alcalde intentando lavar su imagen y justificar de alguna manera su incapacidad y falta de valentía para debatir nuestros problemas sanitarios en las Cortes de Castilla y León.

Sabe muy bien el Sr. Mañueco que en lo relativo a la Salud, los municipios sólo se encargan de la protección de la salubridad pública y de lo relacionado con los cementerios y servicios funerarios; lo demás, está en el marco competencial de la Comunidad Autónoma, a excepción de la sanidad exterior, la coordinación de la sanidad, la legislación básica y los productos farmacéuticos que son competencia del Estado.

¿Cómo es posible que diga que su objetivo es hacer un diagnóstico real de la situación para luego hacer propuestas constructivas? Si conoce mejor que nadie el diagnóstico sanitario de nuestra provincia y la incapacidad de sus compañeros de partido de buscar solución a los problemas sanitarios de nuestra provincia. Pero si aún los desconoce, visite los centros sanitarios; lea y escuche todas las quejas y denuncias de usuarios y organismos del sector sanitario, así como las reivindicaciones de la Plataforma por la Sanidad Pública; en ella están representados partidos políticos, sindicatos, asociaciones de vecinos y de pacientes.

Este teatro que ha montado el Sr. Mañueco es una burla a los ciudadanos, que lo único que busca es que perduren en el tiempo los problemas, en vez de subsanarlos. Detrás de esta extraña forma de resolver, subyace la realidad oculta, que no es otra que la lucha interna que se está viviendo en el Partido Popular de nuestra comunidad por la sucesión al presidente Herrera, donde los desacuerdos y enfrentamientos de nuestro alcalde y el consejero de Sanidad se interponen entre ellos.

Dos políticos con sensibilidades distintas que usan la sanidad como moneda de cambio para lograr sus ambiciones políticas y satisfacer sus egos a costa de la salud de los ciudadanos.

No hay comentarios

Dejar respuesta