Sin plaga de topillos pero con más vigilancia

La Junta descarta la plaga de topillos pero anuncia que intensificará la vigilancia en la comarca de Tierra de Campos

Los responsables de la Junta en su visita a la zona (Foto: Europa Press).

La Junta de Castilla y León ha descartado este viernes que haya plaga de topillos en la comarca de Tierra de Campos, tal y como ha asegurado el director general de Producción Agropecuaria de la Junta de Castilla y León, Jorge Llorente, en su visita a la zona, donde ha precisado también que se va a incrementar la vigilancia.

Al respecto, Jorge Llorente ha asegurado que son 600.000 las hectáreas sobre las que se están realizando labores de vigilancia y control en toda la Comunidad, para prevenir el aumento del topillo campesino y estar “atentos a la posible multiplicación de esta especie”.

De ellas, un 20 por ciento correspondiente a la zona de Tierra de Campos “se está vigilando con mayor intensidad para ver cómo evoluciona la población”. El 80 por ciento de la superficie restante también se vigila, pero de forma menos intensiva ya que en ella “no hay problema”.

Concretamente, el director general de Producción Agropecuaria de la Junta ha explicado que ese 20 por ciento se sitúa principalmente en cultivos de alfalfa y cereal en la zona de Tierra de Campos de las provincias de Palencia, Valladolid y Burgos y ha lanzado un mensaje de tranquilidad asegurando que “se está monitorizando con más intensidad para evitar que se multipliquen y haya una plaga. De momento, seguimos recogiendo datos en las parcelas más afectadas”.

Unos datos, que según ha manifestado el jefe de área de plagas de ITACyL, Constantino Caminero, se obtienen con trampas para capturar al topillos y comprobar el estado de las poblaciones. “En las zonas donde se vea que hay más riesgo se aplicarán medidas para “favorecer la depredación del roedor, bien retirando las pacas de paja, bien inundando parcelas o bien usando las cajas con nido con cernícalos, lechuzas, ratoneros o milanos”, ha puntualizado.

Actuaciones a las que se añadirían otras que ahora no pueden llevarse a cabo como el volteo y el arado profundo o la quema de reservorios y linderos, si en ciertas zonas se ve que hay un repunte importante de las poblaciones de topillos y todo ello de “forma conjunta y coordinada”.

No hay comentarios

Dejar respuesta