Piden 75 años para el acusado de violar a una menor

El juicio está visto para sentencia en la Audiencia de Palencia

Audiencia de Palencia.

La Audiencia de Palencia ha dejado hoy visto para sentencia el juicio a un hombre de 63 años, acusado de cometer seis delitos de agresión sexual y otros seis de amenazas contra una menor, para el que la Fiscalía mantiene una petición de penas que suman 75 años de prisión.
La vista oral, que se ha celebrado hoy en la Audiencia Provincial de Palencia, juzgaba unos hechos denunciados en abril de 2012 por el padre de la menor, que entonces tenía 15 años, y que presuntamente tuvieron lugar en el domicilio del acusado, que servía como punto de encuentro para las visitas de los padres que estaban separados.
Durante la vista, el fiscal ha mantenido los argumentos de su escrito de calificación provisional, en el que sostiene que el acusado, un palentino de 63 años, con iniciales P.V.R., habría agredido sexualmente y amenazado a la menor, sobrina segunda suya, en seis ocasiones, entre enero y marzo de 2012 en su vivienda.
El fiscal pide una pena de 12 años por cada uno de los delitos de agresión sexual y seis meses por cada uno de los delitos de amenazas, además de medida de alejamiento de la víctima a menos de 500 metros por un tiempo de diez años superior a la pena que le impongan y una indemnización de 5.000 euros para la víctima por daños morales, cantidad que la acusación particular eleva a 15.000 euros.
Subsidiariamente por el delito continuado de agresión sexual pide una pena de 18 años y 9 meses de prisión y por el delito continuado de amenazas de 2 años y seis meses de cárcel.
La defensa ha pedido la absolución del acusado, y ha confiado en que la “sentencia del tribunal sea absolutoria” ya que las pruebas de la policía judicial “no han dado ningún resultado” y las pruebas médicas “demuestran que los golpes y moratones no coinciden con la agresión que denunció la víctima”.
Además la defensa ha evidenciado las “contradicciones” e “incongruencias” en las que han incurrido la víctima, su madre, de su padre y su novio, durante su declaración y ha apelado a la jurisprudencia del Tribunal Supremo. En caso de ser condenatoria, la defensa recurrirá la sentencia ante el Tribunal Supremo.
Según el relato del fiscal, los hechos ocurrieron en 2012 en la vivienda del acusado, que servía de punto de encuentro para que la adolescente cumpliera con el régimen de visitas impuesto por un juzgado de Palencia ya que sus padres estaban separados. El padre de la menor, que tenía su custodia, llevaba un viernes cada 15 días a su hija a la vivienda del acusado, donde la recogía su madre para pasar con ella el fin de semana.
Sin embargo la madre, al no poder ir a recoger a su hija, permitió que el acusado se la llevara a su casa, con lo que la menor permanecía con su presunto agresor entre una hora y media y dos horas. Un tiempo en el que, según el fiscal se producían las presuntas agresiones sexuales a la joven, bajo la amenaza de matarla si decía algo.
Finalmente la joven contó los hechos a su pareja, y este a su padre, quien los denunció el 3 abril de 2012, tras lo que el acusado fue detenido y puesto en libertad al día siguiente con la prohibición de aproximarse y comunicarse con la menor.

No hay comentarios

Dejar respuesta