Miles de personas presencian El Encuentro en la Plaza Mayor

Los trece pasos dela procesión de Los Pasos recorre durante toda la mañana de este Viernes Santo el centro de la capital leonesa

Momento cumbre en el que San Juan se arrodilla ante la Virgen, en presencia del Nazareno/MC

Hasta el cielo y el buen tiempo se aliaron para resaltar la escena de El Encuentro, a eso de las diez de la mañana, en una Plaza Mayor de la capital leonesa totalmente abarrotada por miles de personas. La gente aguantó el frescor de las primeras horas de la mañana, a la espera de que fuesen llegando a la Plaza los trece pasos de la larga procesión de Los Pasos, el momento cumbre dela Semana Santa leonesa.

Una procesión organizada por la cofradía del Dulce Nombre, fundada en 1611, una de las hermandades de la aristocracia de la Semana anta leonesa, con sede en la iglesia de Santa Nonia, de donde había salido la procesión puntualmente  a las 07:15h. Varios miles de penitentes componen esta cofradía. El alcalde, Antonio Silván, presenció El Encuentro desde una de las tribunas del público, sin ningún privilegio. Espíritu total semana santero.

Y el sol comenzó a  calentar. La gente empezó a desesperezarse. Antes, quizás para entrar en calor, el numeroso público, totalmente motivado, aplaudía cada vez que los braceros bailaban sus pasos correspondientes a los sones de una marcha rápida de la banda de música, apostada a los pies del viejo consistorio. Tanta marcha rápida y tanto aplauso le van dando un tono más andaluz a la que hasta hace poco era una Semana Santa austera, recogida y pasional. Son los cambios de los tiempos. Puro espectáculo. Hasta ahora se colocan gradas de asientos para mayor comodidad.

Aplausos y más aplausos cuando los braceros del paso de San Juan se inclinó, como mandan los santos libros, ante la presencia del paso de la Virgen. Es el momento cumbre de El Encuentro. La apoteosis. La música acelera el ritmo. Los braceros bailan y hacen que las imágenes de San Juan y de la Virgen se cimbreen y contorneen. Los miles de espectadores aplauden a rabiar, saludando y felicitando la marcha movida y el compás armónico de la escena. Parece que no es Viernes Santo. Música, aplausos, vítores y bailes hacen pensar más en el Domingo de Ramos o en la Resurrección.

Terminada la ceremonia de El Encuentro, la procesión de Lo Pasos encaminó su trayectoria hacia la Catedral para adentrarse por calles modernistas y medievales hasta hacer el alto en San Isidoro, necesario para reponer fuerzas para encaminarse, definitivamente, hacia la iglesia de Santa Nonia, donde a primeras horas de la tarde tiene previsto recogerse.

A su paso, las calles repletas de un gentío que alterna el consumo de la tradicional y fresquita limonada con el uso de los móviles de última tecnología para inmortalizar el paso de San Juan, la Virgen, del Nazareno, la Oración en el Huerto, el Prendimiento, la Flagelación, la Coronación de Espinas, el Ecce Homo, la Verónica,  el Expolio, la Exaltación de la Cruz, la Crucifixión y el Santo Cristo de la Agonía. Una auténtica catequesis barroca y trentina sobre la Pasión y Muerte de Jesucristo, explicada en trece pasos, sencillos, dolientes y emotivos. Contundentes.

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta