La Catedral exhibe un nuevo secreto: un fragmento del canto mozárabe

La exposición se ubica en la capilla del Conde de Rebolledo, abierta al público de forma excepcional para esta ocasión

Miembros del Cabildo e investigadores posan tras la inauguración de la exposición. /MC

La Catedral de León es una fuente inagotable de riqueza y variedad artística, documental e histórica. Esta mañana, el Cabildo ha desvelado uno de sus últimos secretos en materia documental: un fragmento del antíquisimo cántico mozárabe o hispánico, que durante la Edad Media se utilizaba para cantar en celebraciones litúrgicas, propiamente hispanas, por los sacerdotes y sin acompañamiento musical.

Fragmentos medievales: vestigios del canto hispánico” es una exposición que se podrá visitar en la capilla del Conde de Rebolledo, en el claustro de la Catedral, hasta julio de este año. Está auspiciada por el Arts and Humanities Research Council de Reino Unido y promovida por un equipo de especialistas, liderado por Emma Hornby, de la Universidad de Bristol, quien ayer explicó a los medios de comunicación todos los detalles de este importante fragmento, que se conserva en la Catedral leonesa y que nunca había sido expuesto al público hasta ahora. Presidió el acto el deán del Cabildo, Antonio Trobajo.

Al mismo tiempo que en León se expone este fragmento de cántico hispánico, otros fragmentos similares se exponen en la Biblioteca Nacional de España, en el Arquivo Museu Diocesano de Lamego, en la Universidad de Coimbra y en la Universidad de Valencia. Para ello, junto a la vitrina que contiene el fragmento de León, se ha colocado un audiovisual interactivo, en el que el espectador puede viajar y conocer el contenido de las exposiciones de todos esos lugares. El audiovisual está en castellano, inglés y portugués.

El canto hispánico fue durante muchos siglos la seña de identidad de los cristianos ibéricos. Se comenzó a forjar con la llegada de los primeros cristianos a la península, fue impulsado por los padres de la iglesia española en tiempos visigóticos y se continuó practicando en territorios cristianos y musulmanes. Pervivió hasta el siglo XIV en algunas parroquias mozárabes, a pesar de que ya en 1080 fue suprimido en el Concilio de Burgos a favor del rito romano. En la actualidad sólo se canta en la festividad del Corpus en la catedral de Toledo.

Capilla Conde Rebolledo

A la importancia histórica de la exhibición de este fragmento, hay que añadir el lugar de su exhibición, la capilla del Conde de Rebolledo, del claustro de la Catedral, un lugar que pocas veces se ha abierto al público, ya que ha sido usado durante años como trastero o almacén de obras de arte del propio templo.

Ahora se puede contemplar el magnífico sepulcro en piedra del conde, así como el retablo barroco, que bien merece ya una restauración. Junto al retablo se han colocado algunas imágenes policromadas en madera, de estilo barroco, procedentes del antiguo órgano de la Catedral

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta