Plantada una hectárea experimental de viñedos en la Escuela de Agrícolas

Un millar de plantas de trece variedades donadas por Viveros Villanueva permitirán realizar investigaciones sobre nutrición y tratamientos antipatógenos

El vivero es el mayor de España y el tercero de Europa

La Escuela Superior y Técnica de Ingeniería Agraria (ESTIA) de la Universidad de León (ULE) cuenta desde hoy con una hectárea de viñedo que permitirá realizar diversas investigaciones sobre aspectos relacionados con la nutrición y desarrollo de las vides, y también sobre tratamientos de contención de patógenos y gestión de viñedos.

El sembrado se ha llevado a cabo a primera hora de la mañana de hoy, y para ello se ha contado con la colaboración de Jesús Ijalba Muro, experimentado plantador procedente de La Rioja, que ha acudido a las instalaciones de la ESTIA con un tractor dotado con la maquinaria que se emplea para realizar este tipo de labores, aprovechando que se encuentra estos días trabajando en la zona de Rueda. Hay que reseñar que su aportación ha sido desinteresada, fruto de la amistad que mantiene con los responsables del centro.

También las plantas han sido donadas por Viveros Villanueva, empresa que lleva colaborando con la el Instituto de la Viña y el Vino de la ULE desde hace tiempo. “Tenemos una buena relación desde hace ya muchos años, -explicó Víctor Villanueva, que ha seguido de cerca el proceso de colocación de sus plantas en el terreno,- y además se trata de una colaboración que nos favorece a ambas partes”.

 

El vivero es el mayor de España y el tercero de Europa, y ha colaborado con la ESTIA con la aportación de 1.040 plantas, 80 de cada una de las siguientes trece variedades distintas de uva: seis blancas (albariño, verdejo, chardonay, sauvignon blanc, airén y godello), y siete tintas (prieto picudo, mencía, tempranillo, garnacha, merlot, cabernet sauvignon y shyraz), que se han dispuesto en una parcela de aproximadamente una hectárea, tras efectuar las mediciones precisas con el GPS, de forma que quedase asegurada una correcta orientación para aprovechar al máximo la luz solar.

Además del director de la ESTIA, Pedro Aguado Rodríguez, el del Instituto de la Viña y el Vino, Jesús Garzón Gimeno, y la Vicerrectora de Investigación, Ana Isabel Álvarez de Felipe, que no se ha querido perder la ocasión de ver este proceso, también han tenido ocasión de asistir a la plantación numerosos alumnos del centro, que incluso han participado en el proceso encaramados al tractor para suministrar las plantas al mecanismo que se ha encargado de introducirlas en la tierra a la distancia y profundidad adecuadas.

Juan José Rubio Coque ha explicado que en uvas tintas se han seleccionado las variedades autóctonas de León (prieto picudo y mencía), las más representativas de España, y algunas internacionales.

Entre las blancas, “hemos escogido la godello, que es muy típica de aquí, sobre todo de la zona del Bierzo, y luego otras típicamente españolas como la airén, y el resto internacionales”.

El objetivo es “disponer de un viñedo experimental en el que hacer diferentes estudios, tanto de nutrición para ver cómo la planta se puede desarrollar mejor y más vigorosa, como de contención de patógenos”. Para llevar a cabo estos últimos estudios, será preciso “inocular en las plantas patógenos, para aplicar después tratamientos con el objetivo de intentar hallar soluciones curativas”.

No hay comentarios

Dejar respuesta