La Ponferradina se juega media permanencia ante el casi desahuciado Albacete

Penúltima jornada en la Segunda División, y la Deportiva necesita tres puntos que le saquen de la zona de descenso, ante un Albacete que puede confirmar hoy su vuelta a Segunda B

Recta final de campeonato con mucho en juego para la Deportiva

La Segunda División vive esta semana su antepenúltima jornada, y la Ponferradina debe afrontar su duelo en El Toralín ante el Albacete con la mente puesta únicamente en la victoria, ya que cualquier otro resultado podría significar que la permanencia comience a ponerse demasiado complicada. El duelo se disputa este miércoles a partir de las 20:30 y en él, se puede confirmar matemáticamente el descenso de los manchegos, que llegan a El Bierzo con pie y medio en la Segunda B, ya que están a siete puntos de la salvación, con solo nueve en juego, algo que hace que sean muy pocas las opciones ya para ellos.

La Deportiva en cambio, está igualada con el Almería, que marca la salvación, y tiene un duelo directo esta jornada con el Llagostera, otro de los implicados en la lucha por la permanencia, por lo que en caso de victoria podría abandonar la zona de descenso, dando caza al Mallorca, otro de los implicados en la lucha, que ya ha ganado su partido en esta jornada inter semanal.

No podrán estar presentes en este duelo Camille y Pablo Infante por lesión, mientras que Álvaro Antón se ha quedado fuera de la lista por molestias físicas, y el capitán Alan Baró no estará por sanción, siendo la baja más destacada para esta jornada. El resto de la plantilla está en la convocatoria del dúo técnico formado por Rubén Vega y Tomás Nistal, que deberán hacer tres descartes a última hora.

De cara al once inicial, Ignasi Miquel volverá al centro de la defensa junto a Raíllo, mientras que para el centro del campo Andy parece fijo, con Melero como posible pareja en el medio centro, aunque Basha también tiene opciones de entrar al equipo. Aguza y Acorán serán los encargados de organizar el juego de ataque, mientras que Berrocal es fijo arriba, con opciones de Djordjevic y Hume para ser su acompañante.

El equipo ha vuelto a creer en sus opciones tras el relevo en el banquillo, y sobre todo en casa han ido llegando resultados, aunque hay que ver cómo responden los blanquiazules a la presión de que no valga otra cosa que la victoria. Será el momento para dar un paso adelante y demostrar que merecen seguir en la división de plata, algo para lo que contarán con el apoyo de la grada, que vuelve a mostrar la comunión con los suyos, conscientes de que serán una ayuda más para lograr la salvación.

El Albacete por su parte llega a El Toralín después de haber perdido casi todas sus opciones de permanencia. Los manchegos han navegado todo el año por la zona baja, y este miércoles podrían confirmar su vuelta a la Segunda B. Pese a todo, podrían dar un disgusto al equipo berciano, algo para lo que cuentan con jugadores peligrosos, sobre todo en ataque, como Rubén Cruz, Jona o Víctor Curto.

No hay comentarios

Dejar respuesta