La panera del Monasterio de Sandoval, al borde del derrumbe inminente

El Ayuntamiento de Mansilla Mayor se ha ofrecido a llegar a un acuerdo de cesión de uso que permitiría recibir las ayudas necesarias para arreglar el edificio

Panera de Sandoval

Años de abandono han situado al emblemático edificio de La Panera de Sandoval al borde del derrumbe. El inmueble, una construcción del S.XVII que fue bodega, escuela e incluso establo, es propiedad de la Junta Vecinal de Villaverde de Sandoval entidad que carece de medios económicos para conservarlo.

Ante esta situación de extrema gravedad y urgencia, el Ayuntamiento de Mansilla Mayor ha ofrecido a la Junta Vecinal de Villaverde de Sandoval, la posibilidad de mantener la propiedad del inmueble mediante un acuerdo de cesión que permitiría no sólo intentar acceder a subvenciones si no que la Junta Vecinal no pierda uno de sus únicos bienes.

Asociaciones como Promonumenta o el propio Delegado Territorial de La Junta, Guillermo García, han respaldado este acuerdo de cesión. La decisión mañana.

“Llevamos meses trabajando para que la Junta Vecinal no pierda una de sus propiedades pero mucho peor que perder la propiedad sería perder el patrimonio de nuestros antepasados que además es, materia prima para generar empleo y riqueza en el Villaverde de Sandoval de los próximos años.” Explica Pablo López Presa, arquitecto y teniente de alcalde de Mansilla Mayor.

El Ayuntamiento se ha volcado en los últimos meses en la puesta en valor del Monasterio de Sandoval: el pasado marzo se firmaba un acuerdo de cesión del antiguo palomar del monasterio, el próximo día 28 de mayo está prevista una hacendera en colaboración con panera de sandovalPromonumenta para limpiar el claustro y el 4 de junio se celebrará la conmemoración del 85 aniversario de la declaración de Sandoval como monumento histórico artístico.

En palabras del alcalde de Mansilla Mayor, José Alberto Martínez: “Sandoval es nuestro mayor tesoro, el Ayuntamiento quiere que cualquier decisión se realice de forma consensuada con la Junta Vecinal y con los vecinos y vecinas de Villaverde con el único objetivo de mejorar nuestro patrimonio.”

La otrora bodega y tantas otras cosas, se somete mañana a una de sus últimas encrucijadas debatiéndose entre la desaparición o un nuevo giro de guion hacia un futuro prometedor e ilusionante.

No hay comentarios

Dejar respuesta