21 usuarios del CRE disfrutarán de una jornada de vuelo adaptado

La iniciativa es fruto del trabajo del centro en coordinación con el Aeródromo Militar de León, la Fundación Cielos de León y la Fundación Sillas Voladoras y permitirá que puedan experimentar la sensación de volar, subiéndose a dos ultraligeros

La jornada ha sido presentada en el CRE con presencia de la subdelegada del Gobierno (Foto: CRE de San Andrés)

El Centro de Referencia Estatal (CRE) para la Atención de Personas con Grave Discapacidad de  San Andrés del Rabanedo ha puesto en marcha una jornada de ‘Vuelo Adaptado’ que se desarrollará este jueves y que va a permitir que 21 usuarios del centro puedan experimentar la sensación de volar, subiéndose a dos ultraligeros acompañados por instructores cualificados de vuelo.

La iniciativa es fruto del trabajo del centro en coordinación con el Aeródromo Militar de León, la Fundación Cielos de León y la Fundación Sillas Voladoras  que, durante los últimos seis meses, han diseñado una actividad que, desde la premisa de la seguridad, permita a un grupo de personas con discapacidad vivir una experiencia  única, han informado fuentes de la organización.

“Están muy emocionados por esta jornada”, ha asegurado María Teresa Gutiérrez, directora-gerente del CRE de San Andrés, que ha precisado que los 21 usuarios que van a participar en esta iniciativa han sido seleccionados en función de determinadas condiciones físicas y cognitivas.

Por su parte, el coronel de la Base Militar de León, Juan Ángel Treceño, ha explicado durante la presentación de esta jornada que “no se había hecho nunca en León esta experiencia”.

Así, Vicente Cordier, presidente de la Fundación Cielos de León, ha indicado que esta iniciativa supone reivindicar el derecho de las personas con discapacidad a poder volar, además de subrayar “el efecto terapéutico que puede producir dar alas a quien tiene dificultades para moverse en otros entornos”.

A modo ilustrativo, Cordier ha recordado que en 2005 se organizó un campeonato mundial de ultraligero en España y el ganador en la modalidad de monoplaza fue una persona que se desplazaba en silla de ruedas.

Elisabeth Heilmeyer, presidenta de Las Sillas Voladoras, también ha participado en la presentación y ha comentado su experiencia personal. De origen alemán, pero afincada en España hace más de 40 años, Elisabeth Heilmeyer sufrió un accidente de vuelo hace trece años en Castilla-La Mancha que la obliga desde entonces a moverse en silla de ruedas.

“Tenía claro que quería seguir volando y empecé un largo periplo para poder disponer de licencia de piloto a pesar de mi discapacidad física”, ha asegurado. Un propósito que logró hace seis años. Ahora es una de las cuatro personas con discapacidad que posee licencia de piloto en España.

Heilmeyer ha afirmado que “la sensación de volar para una persona con discapacidad es indescriptible, cuando esa misma persona a veces no es capaz ni de subir la rampa de una calle”. “Es una actividad cien por cien terapéutica”, ha insistido.

No hay comentarios

Dejar respuesta