Agustinos se juega organizar la fase si logra vencer ante Narón

Los leoneses juegan este sábado a las 19:00 en el Pabellón de San Esteban, donde esperan un gran ambiente para ayudar al equipo a terminar líder y poder organizar la fase de ascenso en León

Dionte Ferguson está siendo el jugador más destacado de Agustinos Eras esta temporada

Agustinos E.Leclerc está ante el partido decisivo. Es el último de la liga regular y una victoria consumará el objetivo marcado a principio de temporada, es decir, acabar por tercera vez consecutiva como líder (desde que está en EBA siempre ha acabado primeros) y organizar la fase de ascenso a la LEB Plata en la capital leonesa. Pero este deseado premio solo se conseguirá si se gana al equipo gallego del Narón en el destierro de San Esteban (no se puede jugar en el Palacio porque juega el Ademar de balonmano) a partir de las 19.00 horas.

Enfrente un equipo que ya no se juega nada y que llega a León sin ningún tipo de presión y con el objetivo de disfrutar de este partido en un gran ambiente. Los leoneses con la imperiosa necesidad de ganar para no depender de una compleja carambola para la organización de esa fase de ascenso y con una presión que se va a convertir en el gran enemigo de este partido de despedida.

El equipo de Adrián Álvarez lograba la pasada semana la clasificación matemática tras ganar (por décima vez consecutiva) al Fundación León, en el derbi provincial y ahora se puede lograr la sentencia con esta victoria ante los gallegos.

Será un partido donde va a haber muchas miradas puestas en él ya que de fallar Agustinos, Queso Zamorano acabaría líder si gana al Pozo Sotón y en el otro grupo (A-A), Ardoi también estará muy pendiente ya que un tropiezo en el grupo A-B le haría recuperar el privilegio de organizar la fase de ascenso en el supuesto de que gane los dos partidos que aún le restan.

Adrián Álvarez sabe que están ante el partido “más importante de la temporada e incluso, el más importante de la liga regular desde que el equipo está en la EBA”, advierte el técnico sabedor que enfrente hay un rival “muy peligroso” porque “ya no se juegan nada, tienen a tres americanos de gran nivel y llegarán motivados para finiquitar la temporada intentando dar la sorpresa en el feudo de líder”.

El técnico de Agustinos espera que el pabellón San Esteban “sea una auténtica caldera” y confía en que la afición responda porque “estamos ante 40 minutos donde nos lo jugamos todo. La puerta de la fase de León está abierta y nuestros incondicionales nos tienen que empujara para atravesarla”, sentencia el técnico que no cuenta con ninguna baja para este último partido.

No hay comentarios

Dejar respuesta