La Diputación ofrece ‘Estampas del Quijote’ para recordar a Cervantes

La institución provincial quiere implicar a los leoneses en la efeméride del IV centenario de la muerte de Cervantes a través de un recorrido por una importante selección de ediciones del Quijote

La muestra es una escogida selección de cuarenta joyas impresas, de reconocido valor bibliográfico

La Diputación de León ha inaugurado hoy la exposición que lleva por nombre “Estampas del Quijote”, organizada por la institución provincial para conmemorar el 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes. Durante todo el mes de mayo la galería del Palacio de los Guzmanes acogerá una importante muestra que los visitantes podrán disfrutar de 10,30 a 13,30 y de 15,30 a 20,30 horas.

Esta iniciativa, puesta en marcha desde la institución provincial, tiene el objetivo de que los leoneses se sumen a esta importante celebración, resaltando la trascendencia y la contemporaneidad del pensamiento del autor más internacional de la historia de España. La muestra es una escogida selección de cuarenta joyas impresas, de reconocido valor bibliográfico, que componen pedagógicamente el mosaico de la novela cervantina por excelencia, que ha sido considerada como la primera novela moderna y que sigue siendo una de las más conocidas y editadas de la literatura universal.

Las ediciones que se muestran en esta exposición han sido extraídas de una de las más cuidadas colecciones privadas de España, y amplían notablemente -con nuevas visiones- la exposición que pudo contemplarse en León, en la sede del Colegio de Arquitectos, en el año 2.005. En esta ocasión se ha completado para poner de relieve desde las distintas corrientes artísticas, la lectura interpretativa que se ha hecho, a lo largo de cuatro siglos, de las aventuras del Ingenioso Hidalgo.

La galería del renacentista Palacio de los Guzmanes es el marco de excepción para esta muestra, ya que guarda en su historia diferentes momentos de transformaciones ideológicas frente al mundo medieval y de tránsito a la compleja exuberancia del Barroco, que son parte fundamental del sustrato del que se nutre El Quijote. El comisario de la exposición el arquitecto y poeta Luis Carnicero, que es autor de un texto-álbum con imágenes de las obras expuestas, que será entregado a los visitantes.

Durante su recorrido, los visitantes podrán conocer la evolución de los diferentes significados del Quijote, una obra universal que pronto traspasó fronteras y a la que las imprentas de todo el mundo le añadieron imágenes para favorecer la comprensión de la novela como prolongación de la picaresca. Por ello, puede asegurarse que la ilustración ha contribuido de manera clara al cambio de significados en la lectura de esta obra, con visiones que han ido evolucionando entre lo trágico y lo burlesco, definiendo  El Quijote como un monumental retablo , uno más del barroco, donde se estructura y se explica la vida entre la burla a la melancolía. Eso es lo que ha animado al acercamiento a la novela desde tantos órdenes, el artístico el primero.

Así, se pueden observar las ediciones que se han llevado a cabo durante los últimos 400 años, desde el siglo XVII hasta ahora, cuando el universo espacial y el alma poliédrica del Quijote se siguen ampliando. Cuatrocientos años después, Cervantes sigue resucitando en estampas. Su estética, su preocupación social, su afán de humanismo se consagran en la palabra y en la mirada y en su enigmática dualidad.

No hay comentarios

Dejar respuesta