El Conservatorio de León contará con casi 5.000m2 en tres plantas

Técnicos del Ayuntamiento y de la Junta han mostrado el estado actual del edificio que albergará el Conservatorio de León

Planta superior del actual Ifycel y que iba a albergar el futuro Conservatorio de León

En el día de hoy se ha vivido un nuevo capítulo en la polémica por el nuevo emplazamiento elegido para el Conservatorio de León. Técnicos del Ayuntamiento y de la Junta de Castilla y León, han mostrado las instalaciones, que no tienen ningún uso en la actualidad, del Ifycel a la prensa leonesa, explicando el por qué ven idóneo este emplazamiento para albergar el Conservatorio, trasladándolo de su emplazamiento actual en el centro de la ciudad en la calle Santa Nonia, en una sede que sufre serias carencias desde hace años.

Así, el técnico del Ayuntamiento de León, Miguel Chaguaceda, explicó que el edificio del Ifycel, pese a no estar hecho en principio para albergar una instalación como un Conservatorio, “es tan versátil que ahora mismo podría tener cualquier tipo de uso educativo, administrativo o de cualquier otro tipo”. El edificio, anexo al Estadio Reino de León, cuenta con una planta baja y dos por encima, con aproximadamente 1.650 metros cuadrados cada una, por lo que la superficie total sería de casi 5.000 metros cuadrados, contando también en el sótano con un aparcamiento con 685 plazas.

El edificio, tras haber sido ideado como Instituto Ferial y Centro Empresarial de León (Ifycel), nunca llegó a tener el uso para el que fue ideado, por lo que lleva ocho años sin prácticamente actividad, teniendo únicamente accesible la planta baja, aunque con problemas de humedades y goteras dado que se encuentra vacío. Además, cuenta con una cafetería y un pequeño salón de actos, aunque en el proyecto futuro del Conservatorio no estaría contemplado mantener esta sala, ya que las necesidades del centro educativo harían que se tuviera que habilitar uno con mayor capacidad, de entre 400 y 500 plazas.

La parte que se destinaría a la ubicación del Conservatorio sería únicamente la del anexo al campo de fútbol, que ocuparía esos casi 5.000 metros cuadrados, por lo que el espacio que actualmente hay bajo una de las gradas del estadio, sería el que quedaría para el proyecto de vivero de empresas o para dependencias de la Dirección Provincial de Educación, según anunciaron la pasada semana el alcalde y el consejero.

Chaguaceda admitió que el Ayuntamiento había puesto a disposición de la Junta varias opciones para ubicar el Conservatorio, ofreciendo parcelas en La Lastra o La Palomera, además del edificio del Ifycel, optándose finalmente por “aprovechar lo que ya tienes construido”. Por último, respecto al problema que podría haber al ubicar el Conservatorio en un lugar donde habitualmente se ejerce la prostitución desde primera hora de la noche, el técnico municipal vaticinó que si aumenta la actividad en la zona, las prostitutas se desplazarán a otro lugar más apartado.

Un edificio “apto” y que resolvería los problemas de accesibilidad del actual

Por su parte, la técnico de la Junta de Castilla y León, Cristina Martín, valoró que “la estructura de este edificio, es apta para el uso que se le quiere dar”, teniendo incluso una superficie disponible algo mayor que otros Conservatorios construidos en los últimos años en la Comunidad, que suelen tener alrededor de 4.000 metros cuadrados. Además Martín explicó que el espacio ubicado debajo del graderío del estadio se descartó ya que “no las vimos como adecuadas al no considerar que ahí se pudiera dar la actividad docente”, por lo que solo se utilizará el edificio anexo.

Resaltó asimismo que en este nuevo edificio podrían solventarse los problemas de accesibilidad que tiene la ubicación actual del Conservatorio, lo que provoca dificultades para la movilidad de los instrumentos o para personas con movilidad reducida. Sobre los posibles problemas de acústica al ser el del Ifycel un edificio no ideado para un Conservatorio, Cristina Martín explicó que “es una cuestión de acabados”, por lo que dijo que en la actualidad no se puede valorar.

La mejora en las cubiertas sería uno de los primeros trabajos a realizar en el edificio, tratando así de solucionar los problemas actuales de humedad y goteras, siendo luego el momento de “plantear la distribución interior” para que queden de la mejor manera, dando el lugar la posibilidad de “una distribución flexible”, lo que fue uno de los factores “que valoramos positivamente”, ya que un Conservatorio requiere de aulas de distintos tamaños en función de la actividad que se realice, aprovechando también que el edificio cuenta con muchas luces.

Una vez finalizada la adaptación del edificio, Cristina Martín explicó que la posible distribución final, basándose en otros Conservatorios construidos en la Comunidad, sería de 7 aulas de formación general, 3 aulas de música de cámara, 24 aulas de enseñanza instrumental, 1 aula de percusión, 20 cabinas de ensayo individual, 1 aula de coros y orquesta, los distintos departamentos, 1 sala polivalente, 4 salas de enseñanzas más teóricas y aulas de técnicas de interpretación. Además, se contaría con un Auditorio de entre 400 y 500 plazas, por lo que el que tiene actualmente el edificio no estaría contemplado conservarlo.

No hay comentarios

Dejar respuesta