La Diócesis homenajea al sacerdote Isaac González al cumplir 100 años

El obispo Julián López le entrega un obsequio y manifiesta su asombro -“¡Don Isaac ya era sacerdote antes de que yo naciera¡”- al reconocer “la admiración por una vida entregada de este modo al Señor y a la Diócesis”

Isaac González junto al Obispo Julián López durante el homenaje

La Diócesis ha rendido esta mañana, en el marco de la III sesión de la Asamblea Diocesana del Clero, un especial homenaje a Don Isaac González Fernández, el sacerdote más longevo de León, párroco emérito de Montejos del Camino desde el año 2002 y que el pasado lunes día 4 de abril cumplía cien años. “Un ejemplo de veteranía de toda una vida dedicada a ayudar a los demás y a predicar la palabra de Dios”, según señaló el delegado diocesano para el Clero, Ovidio Álvarez, quien remarcó que “Don Isaac va desgranando estos años de su vida con entusiasmo, de manera optimista, rodeado de la familia y como dice él ‘esperando de la vida lo que Dios nos quiera dar’”.

Vocación de ayuda a los demás

El párroco más longevo de la Diócesis vive actualmente en La Virgen del Camino, atendido por su familia, y allí mantiene su vocación de ayuda a los demás con una visita que hace semanalmente a la residencia de Mensajeros de la Paz; asiste diariamente a misa en la Basílica, reza el oficio divino y el rosario todos los días, por las tardes acude al Hogar del Jubilado donde juega la partida y “allí no falta una buena faria”, relató Ovidio Álvarez al trazar el perfil de Don Isaac de quien recordó que asegura “es porque me las compran mis sobrinas y siguen trayéndolas así que sólo fumo una al día y no noto que me haga daño”.

Don Isaac González Fernández nacía el 4 de abril de 1916 en La Virgen del Camino, en una familia profundamente cristiana de cinco hermanos y comenzó muy joven estudios de latín y humanidades en la Preceptoría de San Feliz de Torío. Continuó su formación en el Seminario de León pero esta etapa se vio interrumpida por la Guerra Civil y tras ser movilizado en el frente de Huesca retorna a su casa natal después de resultar herido, donde prosigue sus estudios eclesiásticos trasladándose a Valladolid porque el Seminario de León se encontraba cerrado. El 7 de junio de 1941 es ordenado sacerdote por el entonces obispo de León, Carmelo Ballester Nieto, y el 1 de septiembre comienza su andadura pastoral en la provincia de Palencia, en las parroquias de Verdeña, Vañes, Estalaya y Ventanilla. Tras esta etapa, el 3 de abril de 1951, después haber tomado parte en el concurso a parroquias es trasladado a Montejos, donde ejerce su ministerio como párroco durante más de medio siglo, con responsabilidades también como doblante en la parroquia de Valverde de la Virgen y en Ferral. El 18 de octubre de 2002 recibe la jubilación canónica y pasa a ser párroco emérito de Montejos.

Ejemplo para presbíteros y diáconos

En el homenaje de esta mañana, tras remarcar este perfil biográfico del presbítero más longevo de la Diócesis, el delegado para el Clero, Ovidio Álvarez ha subrayado que “sin duda, Don Isaac es alguien a quien el presbiterio tiene que agradecer su ejemplaridad y la Diócesis entera la entrega generosa y larga de una caridad pastoral modélica” y para concluir ha deseado que “ojalá que su vida y su dedicación puedan tener la fuerza de ser una convocatoria vocacional y de servir también de ejemplo de fidelidad y de dedicación ministerial para las generaciones más jóvenes de presbíteros y diáconos”.

Después de esta reseña biográfica de agradecimiento, ha sido el obispo Julián López quien ha entregado a Don Isaac un cuadro en el que figuran todas las parroquias en las que ha servido durante su ministerio sacerdotal con una leyenda de agradecimiento por su “servicio buenos y fiel”-“Servus bonus et fideles”.

El obispo Julián López ha manifestado “la profunda admiración ante hombres como Don Isaac, que han sabido entregar su vida de este modo al Señor, a la Diócesis, a la Iglesia” y ha expresado su asombro “porque Don Isaac a mi me deja apabullado, simplemente, ¡ya era sacerdote antes de nacer yo!”.

No hay comentarios

Dejar respuesta