El PSOE logra el apoyo para abrir la residencia de Armunia

La procuradora socialista por León, María José Díaz-Caneja, consigue el acuerdo para que la Junta adapte sus plazas y las incorpore el próximo año a la oferta pública de Castilla y León

La proposición no de ley presentada por el PSOE y defendida por la procuradora leonesa María José Díaz-Caneja para adaptar la residencia de Armunia a personas dependientes logró este miércoles la unanimidad de todos los grupos políticos en el pleno de las Cortes. Así, el Parlamento autonómico insta a la Junta de Castilla y León “a continuar durante la presente legislatura con el proceso de reconversión de plazas de la residencia para personas mayores de Armunia, hasta conseguir que todas sus plazas estén adaptadas para personas dependientes, incorporando a partir del próximo año, las plazas que allí se ubican a la oferta de plazas de residencia pública de la comunidad autónoma”.

Díaz-Caneja valoró que, con la incorporación de las plazas de Armunia, “se aliviará la espera de muchas familias, por ello deben realizarse sin más demora las obras de acondicionamiento de las plantas tercera y cuarta de la residencia, cerradas desde el año 2012 y en muy malas condiciones de habitabilidad debido a su abandono”.

La tercera y cuarta planta de la residencia de Armunia  permanecen cerradas desde finales del año 2012, cuando la Junta de Castilla y León programó reconvertir 120 plazas de “válidos” en “dependientes”, acometiendo para ello obras de remodelación que aún no se han realizado. En lugar de realizar el acondicionamiento de las plantas, la Junta de Castilla y León implantó en la segunda planta una unidad de atención individualizada con el modelo ‘En mi casa’, para 16 personas mayores.

La procuradora socialista por León argumentó en su intervención que “en momentos como los que estamos viviendo ahora, no se pueden cerrar plantas enteras de centros residenciales para llevar a cabo ‘experiencias piloto’ importadas de países nórdicos, donde pusieron en marcha este modelo de atención residencial en los años 80, acometiendo la transformación de todas sus plazas con un enorme costo económico”. Pese a su buena consideración de los socialistas por ese modelo, la parlamentaria leonesa preguntó si la Junta está dispuesta a aportar el dinero suficiente “para, como hicieron los suecos en los años 80, transformar todas las plazas residenciales de la comunidad, más de 43.000, o nos encaminamos hacia un modelo de residencias de primera y segunda clase”.

María José Díaz-Caneja recordó la comparecencia de la consejera de Familia, Alicia García, en las Cortes donde se comprometió a potenciar la atención a las personas mayores y a avanzar en la conversión de plazas residenciales de centros de personas válidas en plazas para personas dependientes. También reseñó al Procurador del Común, que en sus informes anuales “aboga por satisfacer las necesidades existentes mediante una adecuada planificación de los recursos necesarios para dar cobertura a la demanda real insatisfecha, de modo que la situación de crisis no debe traducirse en un recorte de los servicios establecidos como esenciales”.

No hay comentarios

Dejar respuesta