Diez familias trabajan semanalmente en los grupos de autoayuda del Plan de Drogas

Unos de los objetivos del Plan Municipal de Drogas es retrasar el inicio en el consumo de drogas entre adolescentes y jóvenes, también de las aceptadas socialmente como el alcohol y el tabaco

El Ayuntamiento de León a través del Plan Municipal sobre Drogas trabaja desde hace más de veinte años en la ayuda a las familias que conviven con personas que tienen un problema de dependencia a las drogas (alcohol, cocaína, cánnabis, etc.). Esta labor se desarrolla a través de los grupos de autoayuda. Estos grupos se iniciaron en 1993 y se realizan semanalmente, con una asistencia media de diez familias.

La concejala de Juventud, Igualdad y Participación Ciudadana, Marta Mejías, y desde el Plan Municipal de Drogas, hace un llamamiento a todas las familias que en León conviven con un alcohólico o cocainómano, heroinómano, etc., a que se informen sobre cómo pueden ser ayudadas con estos grupos de autoayuda, ya que existe un número considerable de familias con esta problemática que conlleva un enorme grado de desesperación y frustración para las familias con drogodependiente.

Desde el Plan Municipal sobre Drogas de León, se trabaja con estas familias, haciéndoles ver que su familiar sí puede salir de las drogodependencias y que, en gran medida, conseguirlo depende del cambio que se establezca previamente en su propio núcleo familiar. Los grupos de autoayuda trabajan este cambio en la familia con drogodependientes que no están aún en rehabilitación. Estos grupos de autoayuda se centran en cómo motivar al drogodependiente para que admita su problema, sea consciente de la necesidad de recibir ayuda para resolverlo y acceda a entrar en un programa de rehabilitación. Además, las familias comprenden mejor como hay que relacionarse con un drogodependiente, reforzando las actuaciones positivas y modificando las que no lo sean.

También es importante, que las familias puedan descargar parte de su angustia, ansiedad, depresión, miedo, frustración, etc., así como sentir que se les comprende y que reciben apoyo en su problema, de otras familias que están o han pasado ya por las  mismas circunstancias. Y algo que es fundamental en este proceso, aprenden que si quieren que su familiar drogodependiente cambie, primero tiene que haber un cambio significativo en el entorno familiar.

Las tres áreas de trabajo sobre las que se articula el Plan Municipal de Drogas son prevención universal, prevención selectiva-indicada y reducción del daño-inserción. Así, abarca desde los escolares, con programas especiales para los más pequeños, hasta planes para jóvenes en los que se les informa sobre los tipos de drogas, incluidas la aceptada socialmente como el tabaco y el alcohol, y sus efectos.

No hay comentarios

Dejar respuesta