La Diócesis se suma a la jornada por la vida 2016

Acto público el próximo lunes día 4 a partir de las 18,30 h. en la Plaza de Botines y marcha-peregrinación hasta la Catedral donde se celebrará una oración comunitaria que presidirá el obispo Julián López a partir de las 19,00 h.

Por octavo año consecutivo la Diócesis de León se sumará el próximo lunes día 4, a la celebración de la Jornada por la Vida 2016, trasladada a esta fecha por haber coincidido la tradicional cita del 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación, en plena Semana Santa, y lo hará con un acto público que se desarrollará a partir de las 18,30 horas en la Plaza de Botines bajo el lema “Cuidar la vida, sembrar esperanza”. La Delegación diocesana de Pastoral Familiar y Promoción de la Vida Humana, en colaboración con la Delegación Diocesana de Pastoral de la Salud, se ha encargado de organizar esta actividad en la que se podrán escuchar testimonios personales. Seguidamente, tendrá lugar una marcha-peregrinación hasta la Catedral donde, a partir de las 19,00 horas se celebrará una oración comunitaria que estará presidida por el obispo Julián López.

Manifiesto por la vida

Durante la concentración en la Plaza de Botines, se dará lectura al manifiesto de esta Jornada por la Vida 2016 en el que se destaca que “con el lema ‘Cuidar la Vida, sembrar esperanza’ se ha querido unir con la encíclica Laudato Si donde el Papa Francisco nos habla de la ecología humana. Nos invita a defender la naturaleza como casa común y en ella a defender la vida humana en todas sus fases, vicisitudes y condicionantes. No tiene sentido, nos dice el Papa, luchar por la protección de los animales, de los bosques y de los océanos y no inmutarnos, por ejemplo, ante el drama del aborto, o el drama de los niños abandonados, explotados y que mueren de hambre o el drama de la soledad y abandono de nuestros mayores”.

También en ese manifiesto de la Jornada por la Vida se subraya que el “don de la vida merece vivirse con intensidad, con dignidad desde el momento de la concepción y el desarrollo de la gestación, pasando por la niñez, por la juventud, por la madurez desarrollándola en cada una de las etapas con la máxima eficacia desde el amor, desde la dignidad en la lucha por superar la dificultades, hasta que la muerte, aceptada con dignidad, termine con nuestro caminar por este mundo y nos acerque a la vida que no acaba”.

No hay comentarios

Dejar respuesta