La Diputación contratará a 50 desempleados para actuaciones en materia forestal

Juan Martínez Majo, ha firmado esta mañana en Valladolid el Plan de Empleo Local para Actuaciones Preventivas de Lucha contra Incendios 2016

Juan Martínez Majo junto a Juan Vicente Herrera durante el acto celebrado en Valladolid

El presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, ha firmado esta mañana en Valladolid el Plan de Empleo Local para Actuaciones Preventivas de Lucha contra Incendios 2016 que supondrá la contratación de 50 personas desempleadas durante un período de 180 días.

El acuerdo firmado por el presidente de la Diputación, que entrará en vigor el próximo 1 de mayo, supone una aportación  de la Junta de Castilla y León de 500.000 euros. A esta cifra se sumará la aportación de 284.744 euros la Diputación de León que se destinará a maquinaria, vestuario, a los equipos de protección individual (EPIS), alquiler de vehículos., así como otros gastos que genere la actividad como combustible, recambios de maquinaria.

El presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, remarcó que a la aportación de la Junta “hay que sumar el esfuerzo de la institución provincial para que este Plan se pueda ejecutar”, siendo, además, la “diputación de la Comunidad que más dinero recibe”. En este sentido, destacó la “defensa del municipalismo y de las diputaciones” que realizó en su intervención el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en el acto de firma por cuanto “es en actuaciones como éstas donde se demuestra la necesidad de las diputaciones”.

El objetivo de esta iniciativa es la contratación temporal de personas desempleadas para llevar a tareas de prevención de incendios en el interfaz urbano-forestal (zonas periurbanas) a través de 10 cuadrillas de 5 personas cada una, formadas por 1 capataz y 4 peones.  Esta contratación se llevará a cabo por parte de la Diputación a través de las 10 oficinas de empleo de la provincia.

La Diputación ha remitido ya una carta a los 208 municipios menores de 20.000 habitantes para que identifiquen las zonas susceptibles de riesgo de incendios, con peligro para los núcleos de población, edificaciones aisladas y masas forestales.

Los requisitos exigidos para llevar a cabo una posible intervención son, entre otros, que los terrenos estén en el entorno de los núcleos de población, con el fin de contribuir a prevenir los incendios forestales o aminorar los efectos de los mismos. Estos trabajos también podrán desarrollarse en los márgenes de las carreteras, caminos vecinales, en las riberas, sendas y áreas recreativas.

También es necesario que los terrenos y/o edificaciones tengan acceso practicable con un todoterreno, a la vez que se exige que el Ayuntamiento disponga de los permisos adecuados para la intervención; en caso de que no sean de propiedad municipal, deberá acreditarse su disponibilidad.

No hay comentarios

Dejar respuesta