Villarejo de Órbigo analiza y debate ‘La guerra de las mujeres’

La Asociación D-Spiert@ de Veguellina y el Ayuntamiento buscar concienciar contra la violencia sexual en toda su dimensión al hilo del extraordinario documental de Hernán Zin, que se proyectará

Veguellina de Órbigo se suma mañana sábado 12 de marzo a las reivindicaciones y la sensibilidad del Día de la Mujer que se ha celebrado esta semana con una reflexión audiovisual y un coloquio a propósito de ‘La guerra de las mujeres’, aprovechando la proyección del extraordinario documental del mismo título dirigido por Hernán Zin. El acto tendrá lugar en la sala cultural de Caja España a partir de las 18.30 horas.

El doble acto está organizado por la Asociación D-Spiert@ y la Concejalía de Cultura, con la colaboración de la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo. El coloquio contará con la participación de la socióloga Marta Benavides, la abogada Ana Gutiérrez Fernández, la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo, Amaranta Vaca, y la edil del Ayuntamiento de Palacios de la Valduerna, Maribel Martínez Alija.

En cuanto al film, su proyección ha sido cedido por el propio director, Hernán Zin, avezado cineasta y periodista con un amplio currículum en diversos conflictos armados del planeta.

Un documental estremecedor e imprescindible

Precisamente, su trabajo ‘La guerra de las mujeres’, de Producciones Contra Media Films, aborda el uso de la violencia de carácter sexual como una arma de guerra más. Y lo hace a través de un metraje que consumió tres años de rodaje, con once mujeres protagonistas de tres continentes distintos.

El documental demuestra con casos concretos que desde los Balcanes a la República Democrática del Congo, la violación de mujeres y niñas ha sido arma de guerra sistemática en los diferentes conflictos armados. “Es una estrategia exitosa, como vimos en Bosnia y Ruanda”, afirma Joanne Sandler, ex directora del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer.

Los casos de las once protagonistas, relatados en primera persona, de África, Europa y América, demuestran que la brutalidad contra el género femenino es un tipo de violencia que desintegra a la sociedad que la padece, implanta el miedo y aniquila generaciones, al mismo tiempo que destruye la dignidad de la mujer.

“Cuando una niña o una mujer ha sido objeto de violencia sexual, piensa que su vida ha terminado y lamenta no haber muerto en el acto”, relata la psicóloga congoleña Celine Kamwanya, que trabaja con mujeres objeto de agresión sexual y torturas en el conflicto bélico del Congo y de Ruanda. Más de 200.000 de ellas fueron violadas en la República Democrática del Congo de forma extremadamente violenta y de hecho hoy en día es uno de los países donde más violaciones se registran, 24 cada hora, según cálculos estadísticos oficiales.

No hay comentarios

Dejar respuesta