El PSOE exige al alcalde que reclame la León-Valladolid

Diez destaca que nada se sabe de la obra "tras la cumbre secreta del alcalde con la ministra de Fomento"

José Antonio Díez, portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de León

El Grupo Municipal Socialista exige al alcalde Antonio Silván que reclame al Ministerio de Fomento la conclusión inmediata de las obras de los tramos aún pendientes de la autovía León-Valladolid porque aunque para el PP no sea importante “esta comunicación es prioritaria para los leoneses”.

Diez recordó que nada se sabe, más allá de que continúa la paralización, de esta obra tras la reunión secreta del alcalde con la ministra de Fomento, una cumbre en la que según el Ayuntamiento se trataron todos los temas de interés común. “Parece que esta autovía no es interesante para el PP porque lo único cierto es que lleva más de cinco años paralizadas, y solo ha habido anuncio de obras coinciendo con periodos electorales”.

El portavoz socialista indicó que nada se sabe del proyecto de viaducto que debe salvar los restos de Lancia y explicó que distintos reportajes de seguimiento en prensa confirman que apenas media docena de obreros siguen en alguno de los tramos de esta vía “con lo que, a este ritmo, tardaremos siglos en ver las obras concluidas”.

Diez recuerda que la paralización no es nada nuevo, hace ya cinco años que estamos sufriendo esta situación, por la llegada a las distintas instituciones del Partido Popular ha paralizado las obras en infraestructuras, anulado prácticamente todas las conexiones aéreas desde el aeropuerto de León y recortado las conexiones ferroviarias. “Con esta situación es imprescindible que se acometan aquellas obras que resultan esenciales para la comunicación viaria, como la León-Valladolid que el PP paraliza pero sólo en los tramos de la provincia de León con la anuencia y la complicidad del alcalde”.

La autovía, que se licitó en el año 2007, acumula ya siete años de retraso en la inauguración, demoras achacables tanto a la paralización decretada por la Comisión Territorial de Patrimonio –dependiente de la Junta de Castilla y León- como a las demoras en la ejecución en los últimos meses, pese al cacareado desbloqueo por parte del Ministerio de Fomento.

“Curiosamente en el año 2009, cuando el PSOE gestionaba el Gobierno central, la autovía León-Valladolid era prioritaria para la Junta de Castilla y León y para el consejero de Fomento, Antonio Silván. Fue llegar el PP al Gobierno y esta obra desapareció de las prioridades de la Junta que ahora tampoco considera urgente unir León con Valladolid aunque siga centralizando en la ciudad castellana todo el poder administrativo y económico y obligando a los leoneses a acudir allí para numerosos trámites”, explica Diez.

No hay comentarios

Dejar respuesta