San Andrés forma a treinta de personas como cuidadoras no profesionales

La alcaldesa ha entregado los diplomas a los alumnos y alumnas de este curso que impulsa la concejalía de Bienestar Social con el objetivo de mejorar la calidad en la asistencia a familiares dependientes

La alcaldesa, María Eugenia Gancedo, y la concejala del área, Camino Cabañas, han sido las encargadas de entregar los diplomas a los participantes

El Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo ha formado a 31 personas del municipio con familiares dependientes a su cargo a través del “Curso de formación de cuidadores no profesionales de personas dependientes” que impulsa la concejalía de Bienestar Social.

Con el objetivo de facilitar su participación y proporcionar una atención más personalizada, los alumnos y alumnas se han dividido en dos grupos, que han recibido formación en el Centro Municipal de Mayores de Trobajo del Camino y el Centro Social de Paraíso Cantinas respectivamente.

La alcaldesa, María Eugenia Gancedo, y la concejala del área, Camino Cabañas, han sido las encargadas de entregar los diplomas a los participantes del primero de los grupos, que en la tarde ayer concluían sus clases.

Mientras, el jueves, día 11, está previsto el acto de entrega de diplomas a los alumnos y alumnas del Centro Social Paraíso Cantinas.

Financiada por la Gerencia de Servicios Sociales, este tipo de formación está dirigida a los cuidadores y cuidadoras de personas dependientes que tienen reconocida la prestación económica de cuidados en el entorno familiar y de apoyo a cuidadores no profesionales, al amparo de la Ley 39/2006 de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia.

La programación en la que se basa el curso pone de manifiesto las múltiples necesidades de este tipo de cuidadores que, a diferencia de los profesionales, se ven obligados, en ocasiones, a hacerse cargo de un familiar sin el soporte y la preparación adecuados.

Por ello, esta iniciativa de la concejalía de Bienestar Social tiene como principales objetivos ayudarles a desarrollar recursos personales que faciliten su labor, formarles en aspectos básicos de cuidado que proporcionen calidad en la asistencia al familiar dependiente, reflexionar sobre las necesidades y recursos necesarios para ejercer su labor, analizar las repercusiones  que las tareas de cuidado tienen sobre las actividades personales y las relaciones tanto familiares como sociales, e instruirles en técnicas de intervención psicosocial para mejorar su calidad de vida.

Un año más, el curso ha cosechado un amplio grado de participación y ha servido también para concienciar a los alumnos y alumnas sobre las repercusiones que el cuidado genera en su propia salud, como son dolor de espalda, cansancio, insomnio, ansiedad o alteraciones en la vida familiar, así como la forma de prevenirlas.

25 mujeres y 6 hombres entregados a sus familiares

Durante la entrega de diplomas, María Eugenia Gancedo ha destacado la importante labor que estas personas, 25 mujeres y 6 hombres, realizan por sus familiares “a los que dedican su día a día para garantizarles una mejor calidad de vida”.

“Sois, sin duda, un gran ejemplo de esfuerzo y dedicación”, ha afirmado la regidora, para después destacar la importancia de este tipo de iniciativas que, además, permiten a los participantes compartir experiencias “y apoyarse en las personas que están en su misma situación”.

Gancedo ha subrayado la profesionalidad de los trabajadores sociales que imparten el curso “garantizando la calidad de un servicio que es motivo de orgullo para el Ayuntamiento”.

No hay comentarios

Dejar respuesta