García Marín pide mayor “transparencia y debate” en la ULE

El candidato a Rector lamentó que solo los miembros del Consejo de Gobierno puedan conocer los temas que debate este órgano de la Universidad

Juan Francisco García Marín (cuarto por la derecha) junto al equipo con el que se ha presentado a las elecciones a Rector

La Universidad de León celebra el próximo 10 de marzo elecciones a Rector, unos comicios en los que se conocerá al sucesor del actual máximo dirigente, José Ángel Hermida. Los candidatos son José Luis Chamosa, que forma parte del actual equipo rectoral, y Juan Francisco García Marín, que aspira en sus segundas elecciones a conseguir el puesto de Rector.

En plena campaña electoral, y coincidiendo con la celebración en el día de hoy, a una semana de los comicios, del último Consejo de Gobierno presidido por Hermida, en el que se ha aprobado el presupuesto para este año 2016, el candidato García Marín ha lamentado que la documentación que se discute en estos Consejos de Gobierno, solo sea conocida por sus miembros, sin que pueda estar abierta a otros miembros de la comunidad universitaria, mostrando su voluntad para que “se abra el debate”, algo que realizará si llega a ser elegido Rector, ya que según explicó “creo que la transparencia y el debate tienen que empezar ya”.

García Marín explicó que este año “comienza a haber dinero para infraestructuras”, después de que los últimos años la Junta congelara esa partida por la crisis, aunque lamentó que “ya se está empleando” sin haber consultado a la comunidad universitaria sobre en qué hacerlo, aunque destacó que haya 12 millones de euros en un plan plurianual de inversiones.

Sobre el presupuesto aprobado por el Consejo de Gobierno, el candidato calificó como “relativo” el incremento de la cifra para este año, ya que “llega más dinero de la Junta y del Estado”, pero por el contrario “disminuye el capítulo de ingresos que debe obtener la propia universidad”, por lo que habló de “un aspecto a mejorar” para no vivir solamente de las subvenciones, ya que sino “no vamos a salir de esta penuria”, por lo que pidió “mirar muy en serio” este aspecto, y trabajar en “colaboraciones con empresas y aprovechar el potencial de los muchos y buenos investigadores que tiene la Universidad de León para obtener más fondos”.

Entrando más a fondo en las cuentas, García Marín calificó el presupuesto como “puramente continuista”, con partidas como la de informes o servicios técnicos “que suman bastante dinero” pero que “no sabemos bien a qué se dedica esto”. Tampoco se mostró conforme con “la reducción del tema más social, de becas, ayudas y estudiantes”, opinando que “se debería haber hecho un esfuerzo”. También lamentó que se hayan dado únicamente algo más de dos días para hacer alegaciones, el mínimo legal, lo que evita poder analizarlo con profundidad y hace que sea “muy difícil realizar las alegaciones adecuadamente”, pidiendo por tanto que se presenten “con bastantes más días de antelación” dada su importancia.

Apoyo a las reivindicaciones de los estudiantes

La comparecencia de Juan Francisco García Marín coincidió con la jornada de huelga convocada por los estudiantes para protestar contra el 3+2 de la nueva ley educativa, manifestando el candidato a rector que los cambios introducidos en los últimos tiempos solo han traído una mayor “confusión”, suponiendo ese año más que se pone ahora para la realización de un Máster una mayor cuantía en el pago de matrículas, recordando que Castilla y León es una de las comunidades con las tasas más altas, algo que afecta “sobre todo a León” al limitar con Galicia y Asturias, cuyas universidades cuentan con menores tasas de matrícula.

Además, recordó que “el incremento de tasas no ha incrementado tanto los ingresos de la universidad”, ya que ante esto, “los estudiantes lo que hicieron fue matricularse de menos créditos, o ser más selectivos”.

De cara al futuro, expresó que el problema es “si las universidades privadas comienzan a ofrecer titulaciones que en las públicas las tenemos de cuatro años, y comienza a haber de tres en la propia comunidad”, algo por lo que dijo que tendrán que ponerse “serios” ante la Junta y pedir que “la misma titulación en Castilla y León no puede tener una oferta de años distinta”.

Posible traslado del Rectorado a Botines

En los últimos días también se ha comentado el posible traslado del Rectorado de la Universidad de León de su sede actual en El Albéitar, al Edificio Botines, actualmente propiedad de la Fundación Caja España-Duero. Al respecto, García Marín explicó que “me enteré por la prensa” de este hecho, manifestando que antes de que pudiera producirse este posible traslado, le gustaría saber “qué fin se le va a dar a ese Edificio Botines, y qué finalidad se le va a dar en El Albéitar”.

No hay comentarios

Dejar respuesta