Filosofía inicia un ciclo de conferencias sobre patrimonios emergentes

La profesora Margarita Fernández Mier ofrecerá mañana una conferencia a las 17:00 h. en el Aula Magna sobre la visión arqueológica del paisaje rural

El ciclo ‘Patrimonios Emergentes: viejas fábricas y paisaje rural’ comienza con esta conferencia

El Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de León (ULe) acogerá a partir de las 17:00 horas la primera de las conferencias previstas dentro del ciclo ‘Patrimonios Emergentes: viejas fábricas y paisaje rural’, que ha sido organizado por el Grupo de Investigación INVESTER de la ULe, y promovido por el Departamento de Geografía y Geología, bajo la coordinación de Paz Benito del Pozo, profesora de Geografía Humana de la ULe.  El objetivo de esta iniciativa es que este compendio de ponencias sirva de foro de debate socio-cultural y económico sobre las oportunidades del patrimonio rural.

Margarita Fernández Mier, profesora del Departamento de Historia de la ULe, pronunciará una conferencia titulada ‘Lectura del paisaje rural desde el registro arqueológico’ donde analizará la situación actual de las zonas rurales y su patrimonio y cómo en los últimos años “por encima de la importancia del ser humano como hacedor de paisaje, se está imponiendo una visión más natural y contemplativa del paisaje y del territorio”.

A este planteamiento de subrayar los valores naturales de un paisaje se une –según Fernández Mier- la encrucijada del medio rural español “que desde mediados del siglo XX sufre una severa despoblación y en los últimos años ha sido receptor de políticas nacionales y europeas en las que no se daba valor patrimonial a los elementos que configuran el paisaje”. Ante esta situación Fernández Mier incidirá en revalorizar los paisajes culturales “que son el resultado del ser humano sobre el medio durante milenios”, y explicará la importancia de desarrollar estudios bioarqueológicos “pues nos aportan datos constructivos e información sobre grupos sociales y su práctica productiva, es decir, comprender el paisaje a través de la aplicación de la arqueología”.

Para ilustrar sus explicaciones, expondrá los casos de dos aldeas de montaña aún ocupadas, Vigaña y Santu Adriano en Asturias, y el municipio de Cea en León. En ambos casos, la arqueología ha permitido avanzar en la conformación del paisaje y ha propiciado la revalorización de lo propio por parte de la población que aún vive en el medio rural. “Para ello hemos diseñado diversas actividades que implicaban a la población, unas con mayor éxito que otras; sin embargo consideramos que a lo largo de los seis años de desarrollo del proyecto, hemos logrado contactar con la propia comunidad investigada y hemos comenzado a crear canales de comunicación en una doble dirección: la comunidad científica, recuperamos una valiosísima información histórica, y los habitantes del medio rural, adquieren herramientas que les ayudan a revalorizar su patrimonio”.

No hay comentarios

Dejar respuesta