Lucha leonesa: mucho más que un deporte

“Desafío Lucha por la Montaña” refuerza el proceso para el reconocimiento de la Lucha Leonesa como Bien de Interés Cultural (BIC)

La iniciativa Desafío Lucha por la Montaña quiere contribuir en pro del reconocimiento de este deporte tradicional, rasgo diferenciador y recurso patrimonial como Bien de Interés Cultural.

Ciertamente la Lucha Leonesa se trata de uno de los deportes más antiguos de nuestro continente europeo: Estrabón en el Libro III de su geografía ibérica del Siglo I cita la práctica de luchas en los asentamientos Vadinienses y Cántabros de nuestras cordilleras. Así mismo durante toda la Edad Media y hasta nuestros días encontramos referencias en numerosos documentos, grabados en piedra, mosaicos, vidrieras, pinturas, tallas y un largo etcétera.

Su pervivencia histórica, a diferencia de otras luchas de pueblos europeos, valor patrimonial, su papel en la transmisión de los valores asociados a ella y conocimientos de nuestra comunidad, el intercambio intergeneracional, el diálogo intercultural con otras disciplinas deportivas y luchas,  confieren a la Lucha Leonesa un carácter de identidad y de pertenencia que la convierten en rasgo diferenciador, de identidad y memoria de nuestra provincia, convirtiéndola en mucho más que un deporte.

El patrimonio cultural es la herencia cultural propia del pasado de una comunidad, con la que esta vive en la actualidad y que transmite a las generaciones futuras.

Tal y como recoge la UNESCO:

“Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana.”

El ya dilatado proceso para ser declarada como BIC tuvo pasos iniciales en septiembre de 2010, cuando se tomaban acuerdos en este mismo sentido en los ayuntamientos de San Andrés del Rabanedo y de la capital leonesa, sin que se lograran su tramitación posterior. Tras ello, iniciativas parlamentarias previas y la Proposición no de Ley presentada en las Cortes autonómicas por el procurador Miguel Ángel Fernández Cardo condujeron a un acuerdo unánime de la Comisión de Cultura de las Cortes autonómicas (18/10/2011) en el que se instaba a la Junta de Castilla y León, en función de sus competencias, a iniciar “los estudios dirigidos al reconocimiento y protección de la lucha leonesa y sus variantes como Bien de Interés Cultural”, e instaba a la propia Junta a “continuar la labor de potenciación y difusión del conocimiento de la lucha leonesa, como una de las modalidades de deportes autóctonos de la Comunidad de Castilla y León”.

En octubre del mismo 2015 el procurador leonés Celestino Rodríguez elevaba pregunta en Cortes y conseguía rescatar del “olvido” el acuerdo de 2011.

Desde la iniciativa Desafío Lucha por la Montaña explican que contribuirán a la suma de esfuerzos para alcanzar el horizonte del camino que se inició en septiembre de 2010, que la Lucha Leonesa sea reconocida como lo que es: Bien de Interés Cultural.

No hay comentarios

Dejar respuesta