El juzgado emite el auto que abre la fase de liquidación de la Hullera

Un paso más para la desaparición definitiva de la emblemática empresa minera, consecuencia de la decisión adoptada el pasado 11 de febrero

ERE extintivo en la Hullera Vasco Leonesa

La Hullera Vasco Leonesa (HVL) ha comunicado hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que, con fecha 16 de febrero de 2016, el juzgado de primera instancia número 8 y mercantil de León ha dictado el auto de apertura de la fase de liquidación de la sociedad minera.

En el mismo hecho relevante comunicado a la CNMV, la Hullera entiende que resulta de aplicación el artículo 81.1 de la Ley de Mercado de Valores para su exclusión de la negociación en la liquidación.

Esto supone la eliminación de costes por la permanencia de estos títulos accionariales como valores cotizados, tanto para sus tenedores como para la Sociedad.

Este es un paso más para la desaparición definitiva de la emblemática empresa minera y es la consecuencia de la decisión, adoptada el pasado 11 de febrero, del consejo de administración de la Hullera y la administración concursal para presentar la solicitud de apertura de la fase de liquidación de la compañía minera.

Una decisión por la que el consejo habilitó a su presidente para que adoptara las medidas necesarias para su ejecución, entre ellas, la emisión de las oportunas certificaciones hasta completar los trámites de la extinción de la sociedad.

Ese paso se dio, según la comunicación oficial a la CNMV, “en aras a favorecer una salida lo menos perjudicial para los intereses de trabajadores y acreedores de la sociedad”.

Entonces la Hullera lamentó que los clientes, instituciones públicas, entidades financieras y acreedores emblemáticos en el devenir productivo de los más de 120 años de historia de la compañía “no hayan podido encontrar fórmulas” para superar la difícil situación económica que degeneró en esta decisión.

Una situación que, según señaló la compañía, se había producido como consecuencia de las “imposiciones legales cuando no de las políticas energéticas articuladas por las administraciones públicas y compañías eléctricas”.

Asimismo, el consejo de administración dejó constancia de su “profunda frustración” por no haber podido superar las rígidas barreras administrativas y financieras que le han sido infranqueables durante las largas negociaciones para ofrecer un futuro viable a la Sociedad.

No hay comentarios

Dejar respuesta