Guzpeña expone en el Auditorio ‘Tránsitos y encuentros’

La concejala de Cultura, Patrimonio y Turismo, Margarita Torres, ha visitado esta mañana en las dos salas del Auditorio esta muestra de obras ‘viajeras’ de gran formato

Guzpeña junto a Margarita Torres durante la inauguración de la exposición

La concejala de Cultura, Patrimonio y Turismo, Margarita Torres, ha presentado esta mañana la exposición ‘Tránsitos y encuentros’ junto a su autor, Enrique Rodríguez, más conocido por su seudónimo artístico, ‘Guzpeña’. Una exposición que estará en las salas del Auditorio hasta el próximo 30 de marzo.

La exposición ofrece una  selección de trabajos realizados durante la última década. No se trata de una exposición que haga referencia a un único tema, a una singular línea de trabajo escogida de entre las variadas series temáticas en las que ha trabajado nuestro artista. Tampoco trata de recoger las últimas creaciones, las más novedosas y recientes obras de su producción plástica. Es una muestra de tránsitos y encuentros.

En esta muestra se ofrecen obras de diferentes líneas de trabajo, distintos recorridos por los que Guzpeña ha transitado en la búsqueda de un peculiar universo imaginado. Es también una exposición de encuentros, una reunión de creaciones dispares, que nos hacen retroceder y progresar en el tiempo revelando las claves y recursos que conforman una identidad plástica.

Las obras de esta exposición poseen un formato importante, no son composiciones pequeñas. El artista ha tratado de congregar piezas que por sus dimensiones no acostumbran a exponerse juntas, a no ser que se disponga de un espacio adecuado. Otra característica de esta exposición es el carácter viajero de estas pinturas. Entre todas han recorrido una larga la lista de ciudades participando en exposiciones colectivas y certámenes. Extensa es también la lista de críticos, especialistas y artistas que han seleccionado estas pinturas para formar parte de importantes certámenes artísticos. Varias obras atesoran algún accésit o menciones de jurados.

Las obras de Guzpeña juegan con los símbolos y los signos, con las emociones y los sentimientos, construyendo un original léxico plástico. En sus obras hay un refinamiento poético intenso. La forma personal de pintar, apuesta por la factura libre y bien terminada, la delicadeza y sutilidad del colorido previamente pensado, la firmeza de la línea  y del dibujo magníficamente trabado y la forma geométrica que no renuncia al volumen. A todo ello se añaden los cuidados contrastes de luces y sombras, gradaciones cromáticas, perspectivas y profundidades. En ese misterio de sus mundos mitad cartesianos, mitad intuidos, se encuentra el secreto de una obra que no encuentra fácil clasificación.

Las pinturas de Guzpeña no tratan de reflejar el mundo que nos rodea,  sino otra realidad producto de la imaginación. Al tratar de expresar esa visión interior sus obras presentan retazos de formas conocidas. Las formas, carentes de elementos anecdóticos que las identifiquen claramente, siempre mantienen el recuerdo de una realidad reconocible. El reconocimiento del sentido global de la imagen siempre queda determinado por la multiplicación de formas geométricas ligadas por estructuras tubulares que actúan como lazos comunicantes. Líneas que actúan como los límites que sujetan una piel rotunda, dueña de un cromatismo que sólo es matizado por sutiles devaneos de luces y sombras.

El artista quiere trabajar con criterio, con sobriedad. Quiere que su obra  posea emoción y misterio. El arte puede no significar nada, pero tiene un sentido que nos hace disfrutar y vivir de otra manera. El arte se realiza para mejorar el mundo y al hombre. El arte es, ante todo, generosidad y dicha generosidad la percibimos en la actividad del artista. No es lo mismo vivir con el conocimiento del arte que ser ignorantes de su existencia. El arte nos ofrece un mundo diferente.

No hay comentarios

Dejar respuesta