El PSOE apuesta por el futuro de la línea de FEVE

Los alcaldes y portavoces socialistas de municipios afectados por la línea de FEVE se han reunido para acordar una postura de defensa conjunta

Los alcaldes socialistas de Matallana, La Robla, Boñar, La Ercina y Cistierna y los representantes de León, Villaquilambre, Garrafe de Torío, La Vecilla, Prado de la Guzpeña y Valderrueda, junto al secretario regional y los parlamentarios leoneses durante la reunión

Los alcaldes y portavoces del PSOE en los municipios de la provincia de León afectados por la línea de FEVE, se han reunido en el día de hoy buscando definir una posición conjunta en defensa del futuro de este ferrocarril. A este encuentro han asistido también los parlamentarios socialistas por León, Gracilano Palomo y Aurora Flórez, así como el secretario general del PSL-PSOE y portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Fomento de las Cortes de Castilla y León, Tino Rodríguez.

De esta reunión han salido una serie de acuerdos, y la firme decisión de apostar por el futuro de la línea de FEVE, un tren de gran importancia para el norte de la provincia, y que desde hace unos años ve comprometido su futuro por los recortes, y por el traslado de la estación de León, fin de la línea, a las afueras de la ciudad, sin que las obras que deben devolverlo a Matallana avancen.

Por ello, los socialistas han acordado “denunciar una vez más  que el Ministerio de Fomento del Gobierno del PP, se ha dedicado en  los últimos cuatro años a desmantelar la antigua FEVE  mediante la paralización de las obras de la integración en León; el abandono sistemático de la línea León- Bilbao; la ausencia de una mínima inversión en la plataforma y en los trenes; el déficit continuado de trabajadores, especialmente maquinistas, que ha motivado la suspensión de innumerables servicios, etc.: todo ello con la intención evidente de cerrar la línea y cerrar FEVE sin tener en cuenta su condición de transporte público imprescindible para los habitantes de la montaña central y oriental leonesa”.

Esta situación ha provocado en la última semana la creación de una Plataforma en favor del futuro de FEVE de alcaldes gallegos; la aprobación por el Parlamento asturiano de mociones profundamente críticas con el Ministerio de Fomento al que le han exigido mejores vías, mejores trenes y servicios adecuados a las necesidades de los ciudadanos; la indignación general en Cantabria por la situación de sus líneas y el abandono de las integraciones en Torrelavega y Santander o la reciente reclamación del Lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, de la transferencia de la línea de FEVE en ese territorio, ante el desastroso funcionamiento del ferrocarril estatal en Euskadi.

“Sin embargo ha contado en Castilla y León con la complicidad activa y pasiva del presidente de la Junta,  Juan Vicente Herrera y de los Consejeros  de Fomento Antonio Silván y Juan Carlos Suárez-Quiñones, indiferentes a la situación de FEVE o cómplices de ellas, habida cuenta del impago de no menos de 7 millones euros a la compañía ferroviaria. Antonio Silván, hoy alcalde de León,  es un  espectador, tan indolente como pasivo, del enorme problema de FEVE en León y esta actitud la han censurado precisamente sus compañeros de partido” explican desde el PSOE.

El PSOE considera “esencial” el servicio que el ferrocarril de vía estrecha puede prestar a los habitantes de las localidades y territorios por las que transcurre su  línea, “siempre y cuando tal servicio se oferte en condiciones aceptables”. Los trasbordos permanentes en autobús; los retrasos; la suspensión de servicios por inexistencia de maquinistas u otras razones y, especialmente, la imposibilidad de llegar al centro de León con horarios fiables y adaptados a las necesidades de los viajeros, según apuntan los socialistas “han provocado la desmotivación ciudadana respecto al transporte por ferrocarril y, si no hay un cambio drástico en las políticas del Ministerio de Fomento, serán razones suficientes para su definitivo abandono”.

Por ello, el PSOE rechaza de plano que haya una gestión diferenciada para el llamado tramo urbano o del tren-tran desde La Asunción hasta la antigua estación de Padre Isla. “Se trata de un problema artificial inventado por los  pésimos gestores del PP, cuya única intención es dejar morir la línea. Desde marzo de 2011, y debido precisamente a la inminente integración de FEVE en León, la legislación del Sector Ferroviario ampara la circulación del tren –en modo tranvía- en el interior de las ciudades. Para conseguir hacer atractivo el uso de este ferrocarril, es imprescindible que la estación de Padre Isla vuelva a ser origen y destino de la línea de FEVE, evitando las pérdidas de tiempo que se producen en el transbordo que se viene realizando en la actualidad en la estación de La Asunción. El servicio público debe atender especialmente el acceso de los usuarios al complejo hospitalario, a la Universidad y a los demás centros educativos de su entorno”.

El PSOE considera la línea de FEVE un eje vertebrador de la montaña central y oriental leonesa que, además del servicio público,  tiene grandes posibilidades de desarrollo turístico así como en el transporte de mercancías, tal y como recomienda la Unión Europea. “En definitiva es un arma contra la despoblación de esa zona rural. Los actuales responsables de Fomento y sus cómplices están provocando de forma deliberada la desertización paulatina, pero irreversible,  de la montaña leonesa”.

La integración de FEVE en Adif y Renfe, solo ha servido “para dejarla arrinconada y postergada dentro de esos macroorganismos, sin que sus servicios o sus trabajadores tengan un mínimo reconocimiento dentro de ellos. La experiencia de estos cuatro años demuestra que el PP y Fomento son incapaces de una gestión  particularizada y eficaz de la línea y de los servicios” apuntan los socialistas.

El PSOE considera imprescindible realizar una propuesta colectiva, desde el punto de vista institucional y social, en favor de una  inversión suficiente, tanto en la plataforma e infraestructuras de FEVE (Adif) como en el trasporte propiamente dicho (Renfe),  para ofertar cuanto antes a sus viajeros y clientes servicios mínimos y competitivos. Inversión que debe pactarse por todos los agentes institucionales intervinientes para la modernización de la compañía,  sin descartar una gestión del transporte por otra empresa pública diferente a Renfe.

Por últimoo, desde el PSOE se comprometen a que “el próximo gobierno socialista recuperará la línea en su trazado completo; finalizará de forma inmediata la integración de FEVE en León y pondrá al servicio de los ciudadanos y del desarrollo de las comarcas que recorre el tren de vía métrica el mejor trasporte público ferroviario esto es, moderno”.

No hay comentarios

Dejar respuesta