La Diócesis clausura las Charlas Cuaresmales

Se celebra este viernes día 19 a partir de las 20,00 horas en la Iglesia de Nuestra Madre del Buen Consejo presidida por el obispo Julián López

Las charlas cuaresmales se han celebrado entre el 15 y el 19 de febrero

La Diócesis de León clausura este viernes día 19 a partir de las 20,00 horas en la Parroquia Nuestra Madre del Buen Consejo, Iglesia de los Agustinos (C/ Gran Vía de San Marcos, 21) el ciclo de Charlas Cuaresmales que se ha venido desarrollando a lo largo de toda esta semana sobre el lema “Misericordiosos como el Padre”, tema central de reflexión de esta convocatoria, una propuesta diocesana con más de tres décadas de historia promovida en su origen por el entonces obispo Fernando Sebastián, que al inicio del tiempo cuaresmal pretende invitar a la reflexión sobre la esencia de la vivencia cristiana, la importancia de las dimensiones comunitaria y misionera de la fe y la necesidad de proponer nuevos caminos de evangelización. La clausura de mañana viernes estará presidida por el obispo Julián López y consistirá en una “Celebración del Sacramento de la Misericordia”, una celebración penitencial comunitaria con un acento especial enmarcada en el programa especial que la Diócesis ha organizad para el Año Santo de la Misericordia.

Este jueves concluían las conferencias de este ciclo de Charlas Cuaresmales con la ponencia que ofrecerá Sor Consuelo Ajenjo, Hija de la Caridad de San Vicente de Paúl, quien disertará sobre el tema de “La caridad, testimonio de la misericordia”.

Carta Pastoral para la Cuaresma

Además, con motivo de estas Charlas Cuaresmales el obispo Julián López ha hecho pública Carta Pastoral en la que asegura que “aunque todo tiempo es ‘tiempo favorable’ y toda nuestra vida es una oportunidad abierta a la acción misericordiosa divina, la Cuaresma lo es de un modo especial porque todo en ella invita a entrar en nosotros mismos, a reconocer nuestros fallos y debilidades y a situar a Jesucristo en el centro de nuestra vida”.

En esta Carta Pastoral el prelado legionense apela a que “aprovechemos este tiempo de gracia y misericordia en el que la Iglesia pone a nuestro alcance con mayor abundancia los medios de la salvación comenzando por la palabra de Dios” y se identifica plenamente con la invitación del Papa Francisco para que “esta Cuaresma sea vivida con mayor intensidad, como momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios”. Y concluye con una llamada a que “en este tiempo de austeridad nos centremos en lo esencial de la vida cristiana y pongamos en práctica las obras de misericordia, corporales y espirituales” junto con “el ayuno que Dios quiere, la solidaridad efectiva con los necesitados, la práctica del perdón de las ofensas, sin olvidar la abstinencia en los días penitenciales, la oración y la limosna”.

No hay comentarios

Dejar respuesta