La ULE programa un cinefórum sobre los ‘Niños Soldado’

Se celebrará en los campus de León y Ponferrada, los días 18 y 19 de febrero, coincidiendo con el aniversario de la Convención de los Derechos del Niño

El Área de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de León programa esta actividad

El Área de Cooperación al Desarrollo (ACUDE) de la Universidad de León (ULE) ha organizado dos sesiones de cine-fórum, que se desarrollarán en los campus universitarios de León (el 18 de febrero a las 17:00 horas en el Salón de actos de la Facultad de Educación), y en Ponferrada (el 19 de febrero, a la misma hora en el Salón de Actos de la Sexta Planta del edificio central), con el objetivo de dar a conocer la problemática de los niños y niñas soldado que son reclutados a la fuerza y obligados a participar en muchos de los conflictos bélicos que se están desarrollando en diversas partes del mundo.

Desde ACUDE (Área de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de León – ULE), su Director, Enrique Bayón Darkistade, explica que “para ‘celebrar’ (si es que hay algo que celebrar) este aniversario, hemos organizado un Cinefórum en el que visionaremos una estupenda película sobre los niños soldado”. Seguidamente tendrá lugar un debate, en el que se conocerá mejor la situación que viven estos menores que son reclutados a la fuerza, y la labor que algunas organizaciones están llevando a cabo para devolverles a la normalidad después de semejante experiencia traumática.

El 12 de febrero de 2002 entró en vigor la vigor la Convención de los Derechos del Niño, motivo por el que se considera esa fecha como el ‘Día Internacional contra el reclutamiento forzado de niñas y niños soldados’, que ha adoptado como símbolo una señal que representa una mano roja con el siguiente lema: ‘¡Alto, queda prohibido reclutar a menores de dieciocho años en conflictos bélicos!’.

No forman parte de ejércitos oficiales, pues las leyes no lo permiten; a la mayoría los obligan, pero otros se suman por distintos factores: violencia en sus hogares, dificultades para estudiar o venganza entre grupos rivales. Una vez en la lucha, los niños son especialmente frágiles: los obligan a colocar explosivos, a usar pistolas y armas automáticas. Para endurecerlos los fuerzan a matar o lastimar a amistades y familiares. Los adultos aprovechan su docilidad para enseñarles prácticas negativas; a algunos los hacen consumir drogas o alcohol e incluso los golpean. Los que sobreviven sufren graves consecuencias durante la edad adulta y requieren ayuda permanente para sobreponerse.

El último Informe de la ONU, que abarca de agosto de 2012 a julio de 2013, y los acontecimientos que cada día se van reportando sobre las terribles violaciones de los Derechos Humanos padecidas por los niños y niñas soldados, dejan constancia de una triste realidad: su existencia no remite. Pero, ¿qué interés tienen los grupos armados en reclutar a los más pequeños?

La respuesta es que, desgraciadamente, estos menores les son muy útiles por su alto grado de lealtad y su poca reflexión moral acerca de los actos que cometen, una vez son absorbidos por sus captores.

Un niño o niña soldado no es solo el menor de 18 años que participa en combates, sino también aquel que realiza tareas como la colocación de minas antipersonas o explosivos, el espionaje, la cocina, el porteo y la esclavitud sexual. Esta confusión sobre el concepto de ‘niño soldado’ ha provocado que las niñas queden relegadas a un segundo plano, cuando la triste realidad es que también son reclutadas, (en general con fines sexuales o para obligarlas a casarse).

Las agresiones sexuales pueden producirles lesiones físicas graves y embarazos forzados, así como el contagio de VIH y otras enfermedades de transmisión, lo que las condena a la marginación y, en muchos casos, a la prostitución, para poder mantenerse a sí mismas y a los hijos nacidos tras los abusos.

Pero no todo es negativo, parece que la comunidad internacional ya no se mantiene el todo indiferente ante la situación. La Convención de los Derechos del Niño de la ONU señala en su artículo 38 que los países tomarán las medidas posibles para proteger a los niños y las niñas menores de dieciocho años en los países que viven un conflicto armado. Casi cien naciones del mundo respetan este acuerdo. Hay, sin embargo, algunas excepciones, como los países que enrolan jóvenes a partir de los dieciséis años y las fuerzas militares de Estados como Afganistán, Uganda, Ruanda, Filipinas y Sri Lanka que aún utilizan niños soldados. Algunos son reclutados contra la ley por movimientos terroristas y carteles del narcotráfico.

Durante la actividad, los asistentes tendrán ocasión de degustar un café de Comercio Justo, por cortesía de ACUDE.

No hay comentarios

Dejar respuesta