San Andrés dará prioridad a los colegios en la red de calor que impulsa la Junta

El Ayuntamiento pretende que los centros educativos sean los principales beneficiarios de la sustitución de los sistemas de calefacción en edificios públicos por una red de calor con biomasa forestal

El Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo dará prioridad a los colegios públicos en la puesta en marcha de la red de calor que impulsa la Junta a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl).

San Andrés será uno de los municipios que se beneficie de esta iniciativa que persigue la instalación y mantenimiento de una red de estas características para dar servicio a varios edificios públicos.

Se trata de una de las cuestiones que se pusieron sobre la mesa en la reciente visita del consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien en su reunión con la alcaldesa, María Eugenia Gancedo, y otros miembros de la corporación planteó los beneficios derivados de la ejecución de esta red.

Así, técnicos de Somacyl se encargarán de hacer un estudio sobre las necesidades de cada una de las instalaciones municipales en el que también se establezca el ahorro energético que podría resultar de este proyecto; un recorte en el gasto que, a la espera de conocer los detalles, podría alcanzar el 50%.

Además, con la puesta en marcha de esta red de calor, San Andrés pasaría a convertirse en un “municipio verde”, pues sustituiría las fuentes de energía con las que abastece en la actualidad a los edificios, en su mayoría de diesel y gas natural, por una más limpia y respetuosa con el medio ambiente, como es la biomasa.

Reivindicaciones para los colegios

Al margen de los beneficios que este proyecto puede reportar en los colegios públicos, el equipo de Gobierno de San Andrés es plenamente consciente de que las necesidades de estos centros educativos, algunos de ellos de más de 50 años de antigüedad, van mucho más allá.

Por este motivo, y teniendo en cuenta que la competencia es de la Junta, el Ayuntamiento ya envió en noviembre a la Dirección Provincial de Educación una memoria valorada que estima en 670.140 euros el coste que supondría una intervención básica en los centros a fin de mejorar sus condiciones de seguridad y accesibilidad.

El Consistorio espera que la Administración Autonómica sea sensible a esta problemática y respalda a los padres y madres en todas las acciones reivindicativas que, en este sentido, puedan llevar a cabo.

No hay comentarios

Dejar respuesta