El abogado defensor de Montserrat y Triana impugna sus declaraciones ante la Policía y la jueza

Sostiene que esas declaraciones carecen de las garantías legales suficientes para ser tenidas en cuenta

José Ramón García junto a sus representadas Triana Martínez y Montserrat González durante la sesión de hoy en el juicio EFE/J. Casares ***POOL**

El letrado José Ramón García, que representa Montserrat González, asesina confesa de Isabel Carrasco, y a su hija, Triana Martínez, también acusada por este crimen, ha impugnado hoy las declaraciones realizadas por ambas tanto ante la Policía como ante la jueza instructora del caso.

El abogado ha sostenido para justificar su petición que esas declaraciones carecen de las garantías legales suficientes para ser tenidas en cuenta, y ha recordado que ambas -según su versión- fueron engañadas por los inspectores que acudieron desde Burgos a León para dirigir la investigación.

Según este letrado, estos agentes incurrieron en prácticas irregulares e hicieron creer a madre e hija que estaban solas en un despacho de estas dependencias, que está dividido por un biombo.

Fue en ese momento, cuando Triana le dijo a su madre “entre dientes” que no se le ocurriese decir donde estaba al arma homicida porque la tenía una policía, en alusión a la tercera acusada en este crimen, Raquel Gago.

Además, Montserrat González y su hija declararon que las engañaron tras su detención para forzar una declaración, y cuestionaron los métodos seguidos por los dos policías llegados a León desde la Comisaría de Burgos.

La defensa sostienen que ambos policías les ofrecieron un pacto si declaraban que Montserrat había entregado un bolso con el arma homicida a su hija en un pasadizo para que la hiciera desaparecer. Dicho pacto pasaba por dejar en libertad a Triana ese mismo día.

En su declaración en el juicio, Montserrat González explicó que inicialmente aceptó el pacto y firmó lo que los policías le dijeron, pero al saberse engañada al ver que su hija seguía detenida contó “la verdad”.

Así, ante la jueza instructora del caso, Sonia González, declaró que había tirado el bolso a la rampa de un garaje nada más abandonar la pasarela peatonal sobre el río Bernesga, donde tiroteó a Isabel Carrasco.

La importancia de cuál de las dos declaraciones tenga en cuenta el jurado radica en que el objetivo principal de la defensa de Montserrat González y Triana Martínez es demostrar que la primera recogió el bolso cuando vio a su madre tirarlo porque en ningún momento conoció el plan para matar a Isabel Carrasco ni participó en su elaboración, como sí defiende la Fiscalía.

También ha impugnado el informe médico-forense psiquiátrico realizados a sus patrocinadas por las peritos propuestas por la juez instructora al entender que no se realizaron en las condiciones adecuadas para poder extraer conclusiones válidas.

Por último, este letrado ha impugnado los informes relativos a los posicionamientos de los terminales telefónicos de las acusadas al considerar que están plagados de errores de bulto.

Por su parte, las tres acusaciones particulares del juicio por la muerte de Isabel Carrasco rechazan al acta notarial que esta misma mañana ha presentado el letrado que defiende a Montserrat González y a Triana Martínez, aunque ha sido aceptada por el tribunal.

Dicha acta notarial incluye las distancias y tiempos en los recorridos que hicieron Montserrat González y Triana Martínez la tarde de los hechos, el 12 de mayo de 2014.

Para el letrado de la defensa, esta prueba contribuye a aportar luz a los testimonios del policía jubilado Pedro Mielgo que presenció el asesinato y siguió a Montserrat González hasta propiciar su detención.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta