No más móviles en las Cortes de Castilla y León

La nueva norma de seguridad impide la utilización de este aparato por parte de los invitados

Cortes de Castilla y León.

Las Cortes de Castilla y León han aprobado un decálogo de nuevas normas de seguridad para el acceso del público al hemiciclo, entre las que se encuentra la prohibición, por parte de los invitados, de usar el teléfono móvil, de hacer fotos o de grabar sonido en la sesión plenaria a la que asistan.

Estas limitaciones figuran en el acuerdo de la Mesa de las Cortes que deroga las normas anteriores, vigentes desde junio de 2012, y que pretenden acomodarlas al “incremento considerable” de los accesos a la Cámara, tanto de ciudadanos invitados por los cinco grupos parlamentarios, como de periodistas que acuden para cubrir lo que allí acontece.

El decálogo especifica que la prohibición del uso del teléfono móvil no es exclusiva de los ciudadanos ubicados en la tribuna de invitados, sino que también es de aplicación para los asistentes a la tribuna de autoridades, donde suelen ubicarse alcaldes, presidentes de Diputación y altos cargos del Ejecutivo autonómico, entre otras personas.

“Se hace necesario proceder a una nueva formulación de las normas que han de regir los accesos a las Cortes de Castilla y León y sus sesiones plenarias, para que puedan desarrollarse de forma fluida y ordenada”, argumentan los grupos en el acuerdo de la Mesa consultado por EFE.

De este modo, pretenden hacer compatible el hecho de ofrecer las “máximas posibilidades” para que los ciudadanos acudan al Parlamento con que se respete “el orden dentro del recinto”.

Algunas de estas normas ya figuraban en el anterior catálogo, pero otras se han puesto negro sobre blanco y de forma unificada para anticiparse a posibles situaciones de desorden, que de vez en cuando se producen en la tribuna de visitantes, en forma de protestas o interrupciones por parte de colectivos afectados por alguna de las normas que se debaten en el hemiciclo.

En caso de “desorden grave” provocado por “conducta de obra o de palabra”, su autor será “inmediatamente expulsado” por la Presidencia, según consta en la segunda norma, mientras que en el siguiente punto se avanza que el personal de seguridad “podrá requerir el registro de sus pertenencias” para prevenir “la perturbación del orden”.

El registro precisará el consentimiento del visitante al hemiciclo, pero en caso de negarse se le podrá denegar el acceso, quedando prohibido portar “cualquier objeto que incluya mensajes reivindicativos y que pueda ser exhibido”.

Precisamente este punto, junto con la prohibición del móvil, motivó el único voto contrario al acuerdo en la Mesa, emitido por el representante de Podemos, Carlos Chávez, quien ha explicado a Efe que no le parece adecuado impedir a los visitantes grabar, hacer fotos o llevar una camiseta con un mensaje.

El documento flexibiliza los tiempos con los que los grupos parlamentarios pueden solicitar invitaciones para alguno de los colectivos de que se acompañan habitualmente cuando se debaten propuestas que les vinculan, cuyos integrantes tendrán que quedar acreditados y situarse en la tribuna de invitados, de donde no podrán desplazarse sin que sean acompañados por algún procurador, algún miembro del Gobierno o personal “debidamente autorizado”.

En el caso de los trabajadores de los medios de comunicación, las normas establecen que tendrán que estar debidamente acreditados -como ya ocurre actualmente- y para los reporteros gráficos, que normalmente siguen las sesiones plenarias desde el propio hemiciclo, detallan que deberán llevar visible un distintivo que les identifique adecuadamente.

No hay comentarios

Dejar respuesta