Los trabajadores de Renfe exigen el traslado inmediato a San Isidro

Hay cerca de 1000 puestos de trabajo en juego

Trabajadores de Renfe piden el traslado a San Isidro
Trabajadores de Renfe se han manifestado para pedir el traslado a San Isidro.

Al grito de “Sin trabajo no hay futuro” los trabajadores de Renfe, en una concentración convocada por Comisiones obreras, se han manifestado para garantizar que la Sociedad Alta Velocidad de Valladolid apruebe el traslado a las nuevas instalaciones de los talleres, que ya están finalizados, en San Isidro. Este retraso, como ha recordado CCOO ha puesto en riesgo los más de 1000 puestos de trabajo que hay en el taller de la capital del Pisuerga.

En una mañana fría, muy fría, los trabajadores de Renfe han llevado a cabo en el Paseo Farnesio, y junto a la puerta de los talleres de la empresa, una concentración que ha tenido apenas 20 minutos de duración en la que han exigido el traslado inmediato a las nuevas instalaciones, ya creadas en Valladolid, en San Isidro.

Tras la concentración, Gregorio Díez (Secretario General de CCOO de Renfe en Valladolid) confirmó que había sido “imposible llegar a un acuerdo con el resto de las organizaciones sindicales” y que Comisiones Obreras “reivindica el empleo y las cargas de trabajo de la compañía” y fue optimista de cara a la reunión que llevará a cabo esta semana con el alcalde de Valladolid, Óscar Puente.

Además, también se mostró confiado de cara a “llegar a un acuerdo” con el Secretario de Estado, que cuenta con la participación del 50% en el consejo de administración, en un encuentro que se producirá mañana.

El Secretario General de CCOO de Renfe en Valladolid, se remontó a 2005 cuando Magdalena Álvarez, ministra del PSOE por aquel entonces, “se comprometió en el plazo de dos años a la creación de unas nuevas instalaciones que darían cobertura a las necesidades de los trenes de alta velocidad”. Acuerdo que se ha ido incumpliendo en 2009 y también en 2013 cuando “se propuso una fecha final” que finalmente no se cumplido cuando las instalaciones están “terminadas al 100%” y “dotadas de maquinaría y con contratos de mantenimiento de agua, luz y gas”.

El retraso en el traslado puede poner en riesgo los 1000 puestos de trabajo que hay en la capital castellano y leonesa e impide que se puedan sumar nuevos encargos en unas instalaciones que como el propio Goyo Díez aseguraba están “al completo”.

No hay comentarios

Dejar respuesta