Cortan la N-I en repulsa por los elevados accidentes mortales

Además de solicitar la liberación de la AP-I, que evitaría el tráfico intenso que se sufre entre Burgos y Miranda

Foto:Archivo

La Plataforma de Vecinos Afectados por la N-I se congregaba una vez más pasadas las 17.00 horas de este para reclamar a las administraciones las mejoras en la seguridad del tramo comprendido entre Burgos y Miranda de Ebro de la N-I además de solicitar la liberación de la AP-I, que evitaría el tráfico intenso que sufren estas localidades cada día.

Durante unos minutos la nacional ha estado cortada al tráfico, en el punto kilométrico 275, a la altura de Prádanos de Bureba (Burgos), donde el donde el pasado 16 de julio perdían la vida dos personas, y una tercera resultaba herida muy grave.

El portavoz de la Plataforma, Rafael Solaguren, ha indicado que este último accidente dejaba la cuarta y quinta víctimas mortales de este año y nuevamente con un camión implicado, y en un tramo señalado por esta Plataforma como mal señalizado al tratarse de una curva a derechas con mala visibilidad en que se permite el adelantamiento.

Durante el acto, una joven estudiante de Pancorbo ha leído un manifiesto donde reclama una solución para los cientos de escolares que cada día se suben a los autobuses para acudir a los centros escolares de los municipios aledaños.

Desde la Plataforma exigen la liberación de la AP-I , y destacan que “el presupuesto que se destina a obras y bonificaciones se emplee en aplicar la gratuidad sin condiciones para la circulación de vehículos por la autopista.

Según ha informado la Plataforma a través de un comunicado remitido a Europa Press, desde entonces se han sucedido las manifestaciones en esta carretera cada vez que se ha producido un siniestro mortal para reclamar “una solución” para el corredor Burgos-Miranda de Ebro en el que discurren paralelas una vía de alta capacidad, la autopista de peaje AP-1 y la carretera convencional N-I, en la que “la elevadísima intensidad de tráfico, las deficiencias de trazado y señalización y los cruces a nivel sin incorporaciones la han convertido en la carretera más peligrosa de la provincia de Burgos y de todo el país“.

En este sentido, han recordado que la concesión del peaje para la AP-1 debería haber concluido en 1994, a pesar de lo cual se ha prorrogado desde entonces, periodo en el que se han acumulado “más de 250 víctimas mortales” en accidentes en la N-I.

No hay comentarios

Dejar respuesta