Crónicas rurales desde Frandovinez (Burgos)

Integrantes de la Peña Taurina Jorge Manrique y de la Federación Taurina de Valladolid.

La excusa era el Certamen de Tentaderos “Ciudad de los Almirantes” que, anualmente, organiza la Peña Taurina Jorge Manrique y la Federación Taurina de Valladolid en la ganadería burgalesa de Antonio Bañuelos, en Hontomin, – en pleno Páramo de masa- a escasos kilómetros de la capital burgalesa.

Mis amigos Mariano y Castellanos, a los que se unió Poli San José – habitual de la peña gastronómica durante todo el año, aficionado a la pesca y conocedor de estos lugares al estar casado con una nativa de Buniel – llevaban planificando esta salida desde la última vez que estuvimos por estos lares hace ahora dos años. Y es que Castellanos procede de Frandovinez; una pequeña población que no llega al centenar de vecinos, a unos 15 kilómetros de Burgos, y sus primos por parte de madre, los Tajadura, residen entre esta localidad, Buniel y Vivar del Cid.

frandovinez burgos toros 17Los familiares y amigos de Castellanos son como me gustan a mí; gente sencilla, amables, y serviciales como pocos y además asan que te chupas los dedos. La última vez devoramos un asado de lechal burgalés (del ganado de Jesús Angel Tajadura), como a ellos les gusta llamar. Y para este viaje Castellanos se había empeñado en degustar codillos asados procedentes del matadero de Campofrío. Y qué codillos devoramos de nuevo!!!!

Resulta que Fidel y Piedad, amigos íntimos de los Tajadura, se encargan siempre de elaborar las viandas en su salón-cocina, que dispone de un horno de leña y asan de auténtico primor. Fidel es jubilado de Campofrío y Piedad lleva cuarenta años en Matutano, aunque ya le quedan tan solo dos años para la jubilación. La estancia, con cristaleras al prado, está adornada con utensilios y cacharros que sirvieron a sus padres.

La amabilidad de estas gentes es exquisita y siempre nos tratan de mimo. A ellos se une siempre Alejandro; hermano de Fidel. Juntos juegan el campeonato de bolos provincial y son auténticos campeones. Además nos hicieron una exhibición de segar hierba con una guadaña que manejan con auténtica maestría.

Y solidarios con sus paisanos ya que antes de la “codillada” nos pasamos por el bar del centro social para saludar a Fidel, que hacía “guardia” y servía el vermút a los vecinos a un euro la tirada. Casi todo el pueblo se turna para las “guardias” y los beneficios van a parar a la asociación cultural Viyuela.

frandovinez burgos toros 16En el tentadero de Bañuelos habíamos saludado a un primo de los íntimos de Castellanos: Jesús Angel Tajadura; ya jubilado del pastoreo, ahora se entretiene con un par de yeguas que, entre otros, se alimentan de los pastos que Fidel y Alejandro siegan con la guadaña.

Otro de los primos de Castellanos es Esteban Tajadura; industrial jubilado y residente en Vivar. Nos acompañaron en el tentadero con su hija Sonia y el esposo de esta, Luis Sierra. El matrimonio reside en Zaragoza y tienen dos niños: Rodrigo y Javier. Por cierto que el pequeño nos salió taurino y durante la comida hizo un intento de torear, aunque todo quedó en un saludo capote en mano y con la tora enfrente; Castellanos había impresionado de nuevo con su toro mecánico hecho de tuberías. Pero sobre todo Jóse Castellanos disfrutó como un niño con sus familiares maternos. Y nosotros también.

frandovinez burgos toros 5Hemos de añadir a la jornada gastronómica unos suculentos canutillos variados de crema pastelera, nata y café que elabora primorosamente Piedad y que devoramos con gula pecaminosa. Fidel, qué suerte tienes!!!!!

Ni qué decir tiene que los entrantes, las ensaladas (completísimas) y los codillos fueron regados con un excelente caldo de la Ribera burgalesa. Yo a base de agua para que Mariano pudiese apurar unos vasillos de tinto; eso sí, disfruté conduciendo el Dacia de “alta gama” que el de Castronuño había estrenado hace un par de meses.

Tras el café y los consabidos chupitos caseros (me acordé de Benito el de Matapozuelos) nos fuimos al prado que Fidel tiene en la parte trasera de la casa para la demostración de la siega a guadaña y estrenar la tora de Castellanos con algunos toreros improvisados, entre ellos Miguel Angel, otro amigo de los Tajadura que nos acompañó al tentadero.

Las primeras gotas de lluvia de una amenazante tormenta nos hicieron acelerar las despedidas y partimos raudos para Valladolid. Mientras, los nietos de Esteban buscaban un caracol entre las hierbas que Fidel les había mostrado; los niños flipaban tocando los cuernos del molusco.

Y es que hay que volver al terruño más a menudo y enseñarle a los niños la paz, tranquilidad… y lo bien que se come en el pueblo de los abuelos….

No hay comentarios

Dejar respuesta