La lluvia chafa el estreno de la Procesión del Silencio

La Cofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a Cuestas decidió suspenderla para no dañar la imagen del Santo Cristo de la Salud.

Una imagen de la Semana Santa de Valladolid, también amenazada por la lluvia.

La lluvia, protagonista durante buena parte de la tarde de este viernes en Burgos, ha impedido a medianoche la salida de la Procesión del Silencio, que se estrenaba en la Semana Santa de Burgos, recuperando una de las más antiguas celebraciones de la capital.

La Cofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a Cuestas tomó la decisión de suspender el recorrido por las calles del centro histórico ante la presencia de una constante y fina lluvia, a fin de proteger la imagen del Santo Cristo de la Salud.

La talla, del siglo XV, de autor desconocido y restaurada para la ocasión, acabó procesionando por el interior de la Iglesia de San Cosme y San Damián, a la que pertenecen cofradía y paso, que fue la que acogió finalmente la celebración de la procesión en su estreno.

Momentos antes de que se iniciase el acto religioso, los cofrades de las diferentes cofradías y hermandades de la capital que se habían ofrecido para participar en este desfile realizaron el previsto Juramento del Silencio.

Ataviados con un hábito de estilo franciscano, de color marrón, con una cruz blanca al pecho y con capucha, en lugar de capirote, de un tamaño mayor al habitual, los cofrades mantuvieron el silencio en un templo abarrotado de fieles.

El ambiente reflejó un recogimiento total para ser testigos de la procesión interna que protagonizó el Santo Cristo de la Salud, así como del rezo por los fallecidos, con pequeña hoguera incluida, con el que culminó la celebración.

La Procesión del Silencio era la principal novedad de esta edición de Semana Santa de Burgos, como iniciativa de la Cofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a Cuestas para “enriquecer” la programación de la capital.

Desde el Arzobispado de Burgos han recordado con esta propuesta se recupera una de las procesiones más antiguas de la capital, vinculada a la Cofradía de la Vera Cruz, si bien es cierto que llevaba siglos sin organizarse.

Del mismo modo, la imagen del Santo Cristo de la Salud vuelve a ser protagonista en la Semana Santa de Burgos, 115 años después de que dejase de salir en procesión, entonces con la Hermandad del Calvario y Santo Entierro.

La lluvia también impidió ayer la salida del Rosario Penitencial en el barrio burgalés de San Pedro de la Fuente, mientras que su presencia prevista para hoy podría obligar a suspender la Procesión Penitencial en la Barriada Juan XXII, que se celebra esta tarde.

No hay comentarios

Dejar respuesta