Navalmoral de la Sierra conmemora el centenario de su emblemático pilón

Coincidirá con la celebración de la Feria de Artesanía

El pilón de Navalmoral de la Sierra cumple un siglo (Foto: terranostrum.es).

Navalmoral de la Sierra se prepara para disfrutar de una edición más de la Feria de Artesanía este fin de semana. Aprovechando el evento, el municipio va a conmemorar también el centenario de su emblemático pilón, construido en 1916 en la Plaza Grande.

Alfonso XII reinaba en España, en Europa tenía lugar la Primera Guerra Mundial y el Conde de Romanones era presidente del Gobierno. En aquél contexto, en Navalmoral se construyó el pilón, tal y como recuerda Consolación García Herranza, doctora en Historia Antigua. La fuente fue construida por Valentín San Segundo, Alejo San Segundo, Lucio San Segundo y Benedicto San Segundo, siendo en aquellos años Alcalde Guillermo Herranz.

Según se menciona en la ficha realizada por la Diputación de Ávila, esta fuente tiene como curiosidad, que está construida con canales hechos de piedra labrada, desde el depósito de los perales al propio pilón de la Plaza Grande. También se menciona el hecho de que esta fuente suministraba agua al matadero municipal.

Según explica García Herranza, no se tienen datos de la existencia de fuente alguna en esta plaza, por lo que es de suponer que se tratase de una construcción nueva. Este hecho reviste de una cierta importancia, pues el abastecimiento de agua no ha sido nunca un problema para los habitantes de Navalmoral, ya que en su término se tiene constancia de varias fuentes que servían a ese fin, además de que en numerosas casas tenían pozos propios. Estos hechos indican que la realización de esta obra obedecía a motivaciones ce carácter político y social.

La construcción del Pilón conlleva la implicación de las autoridades locales en una fuente dedicada a la mejora de la calidad de vida de los vecinos del municipio, pues no hay que olvidar que al realizar esta construcción , el propio ayuntamiento se hace responsable de la potabilidad del agua y del mantenimiento de la fuente, así como de sus canalizaciones. Sin duda debió ser un esfuerzo considerable para las arcas del ayuntamiento, ya que a la vez, se conectó esta construcción con otra  fuente más pequeña situada en la Plaza Chica, tal y como recoge la doctora en Historia Antigua.

Por  otro lado, no hay que olvidar el aspecto social de esta obra, pues la Plaza Grande, donde se encontraba ya el edificio del ayuntamiento y las escuelas del municipio, ve aumentada su función como lugar de reunión de diferentes grupos del municipio y, a la vez, se realza la importancia de la plaza, con la construcción de una fuente que enaltece la zona.

Lo que sería más difícil que imaginaran los impulsores de esta obra es que le Pilón, junto con la Iglesia, acabaría siendo un símbolo del pueblo. Lo que comenzó como una simple obra destinada a la conducción y distribución del agua, se ha convertido en un referente de los habitantes de Navalmoral.

No hay comentarios

Dejar respuesta