Concluye la 1ª Ruta Teresiana por Barco y Piedrahita

Los últimos kilómetros de Barco a Piedrahita contaron con la presencia del Arzobispo de Toledo, Braulio López Plaza.

Ruta Teresiana de Barco a Piedrahita./ Isidoro S. CASQUERO

La primera ruta Teresiana por los arciprestazgos de Barco y Piedrahita concluyeron  con éxito a pesar del calor. Por estas fechas Santa Teresa regresaba a Ávila sin haberse curado del corazón, pero sí haber curado al cura de Becedas que se encontraba amancebado.

Durante este fin de semana los Arciprestazgos de Piedrahíta y El Barco han organizado la I ruta teresiana “Caminemos con Teresa” con el fin de peregrinar a los lugares teresianos de la comarca, reviviendo así el paso de Santa Teresa por ellos. En la primera etapa 50 peregrinos de las distintas parroquias recorrieron 18 km desde Castellanos a Gallegos de Solmirón.

Castellanos es la dehesa donde vivió la hermana de Santa Teresa. Ella vivió allí, enferma que venía desde su convento de la Encarnación camino de Becedas, para ser curada por la famosa curandera. En Castellanos los participantes de la ruta recibieron la bendición del peregrino de manos de D. Samuel párroco de Zapardiel de la Cañada y en Gallegos el párroco D. Ambrosio y sus feligreses compartieron con los peregrinos una visita a su Iglesia donde también estuvo la Santa de paso.

Concluida la primera etapa a pie, los peregrinos se trasladaron a Becedas para visitar los lugares teresianos allí presentes: la fuente donde oraba, la capilla donde se situaba antes el mesón que la hospedó y la Iglesia donde habitualmente Teresa se confesaba y celebraba la Eucaristía. Los visitantes rememoraron así de la mano de los Padre Carmelitas Descalzos Rafael Pascual y Manuel Diego, con el cap. V del libro de la “Vida”, el paso de la Santa. Ella buscaba su curación corporal y providencialmente consiguió para el cura del lugar la sanación espiritual.

El sábado siguiente los peregrinos recorrieron 22 km desde El Barco a Piedrahíta. Desde el Cristo del Caño iniciaron la segunda etapa de la ruta tras la oración del peregrino animada por el sacerdote D. Julio Díaz. Finalmente en el último tramo del camino desde Santiago del Collado a Piedrahíta, los participantes fueron acompañados por un peregrino de excepción, el Arzobispo de Toledo y Primado de España D. Braulio Rodríguez Plaza. En Santiago su alcalde D. Tomás Barroso Blázquez organizó una pequeña recepción y visitaron la Parroquia del lugar. Al llegar a Piedrahíta, los peregrinos a pesar del calor, tomaron un caldo de gallina facilitado por el ayuntamiento recordando de esta forma la estancia de la Santa en esa villa.

Posteriormente se trasladaron al convento de las Carmelitas Descalzas para celebrar la Eucaristía solemne del peregrino presidida por D. Braulio y posteriormente hacer entrega de la acreditación Teresiana a los peregrinos. Los peregrinos al terminar los actos manifestaron a D. Santiago Enríquez Arcipreste de Piedrahíta su satisfacción por la marcha realizada y la intención de poder continuar y ampliar esta ruta teresiana durante las siguientes convocatorias los próximos años.

© Isidoro Sánchez Casquero

 

No hay comentarios

Dejar respuesta